Agustín Herrera: «El patín es una familia más»

Agustín Herrera es un joven de 15 años que forma parte de la escuela de Patín de Villa Ressia. Junto a su madre y la directora Marcela Guarino, dialogaron con 0291 acerca de el desempeño de «Agus» y la actualidad del Club Villa Ressia.

El joven fue campeón 2019, 2021 y 2022. Su madre expresó que es un orgullo. «Cada día patina mejor y aprende más».

Agustín lleva más de 10 años patinando, y contó que le gusta mucho aprender, superarse cada día y estar acompañado de gente que le hace bien. «El patín es una familia más. Son muchos momentos de felicidad«.

Marcela asegura que el patín es su pasión. «Desde los 2 años y medio que estoy arriba de los patines y nunca más me bajé. Primero estuve compitiendo, luego me dediqué a la docencia y ahora soy la directora de la escuela. Conmigo trabajan varias profesoras. En competencia tenemos a Micaela Caballero, en pre competencia a Analía Torres, en escuelita o grupo inicial a Melisa Franchini y Valentina Payero. Es un lindo grupo de trabajo» destacó.

La directora de la escuela de patín mencionó que «en sí, los varones tienen un proceso de aprendizaje mucho más rápido que las mujeres» y con respecto a Agustín, comentó que «tiene una constancia tremenda, y que todo lo que le propones lo hace hasta sacarlo. Es muy valiente y estoy feliz con él».

El ritmo de vida que lleva Agustín no escapa a la realidad de cualquier otro adolescente. Va a la escuela de mañana y luego a patín por la tarde. «Villa Ressia es un lugar que enseña a crecer y a mejorar cada día. Saca lo mejor de uno y te ayuda mucho» mencionó Agustín.

Pensar en una competencia no es fácil, principalmente por lo económico. Un par de patines para competir cuestan alrededor de 180 mil pesos.

El Club Villa Ressia, en plena pandemia, alcanzó a tener más de 250 socios a la fecha. «El club le da mucho auge al deporte, ya no hay más canchas de bochas ni cantina. Cada vez hay más actividades, más chicos y más gente haciendo deporte. Patín es la actividad que más socios tiene. El club tiene otra cara y otro proyecto, eso hace que avance mucho» remarcó Marcela.

Agustín vive y disfruta del presente, sin pensar en lo que puede llegar a ser de él en un futuro. Es un claro ejemplo de que lo que uno se propone, lo puede conseguir a base de esfuerzo, dedicación y constancia.

Fuente: La Mesa Dominguera (LB24, FM 93.1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.