Alberto Fernández abrió la cumbre de la CELAC: discurso contra la «ultraderecha» y llamado de unidad en la región

El Presidente aseguró que «la democracia está en riesgo» y responsabilizó a la «derecha recalcitrante y fascista» de atentar contra la institucionalidad de América Latina. Defendió a Cuba y Venezuela por el «bloqueo que sufren desde hace décadas».

Despues de recibir a los mandatarios, Fernández inició su discurso haciendo un balance de la presidencia pro tempore que ejerció durante el 2022.

Asimismo, sostuvo que llevó la voz de América Latina «a todos los rincones del mundo» y agregó: «Nos hicimos escuchar ante los problemas que estamos enfrentando».

Ante la atenta mirada de Luiz Inácio «Lula» da Silva, presidente de Brasil, el jefe de Estado argentino pidió un aplauso por el retorno del gigante sudamericano a la CELAC, que durante la gestión de Jair Bolsonaro estuvo fuera del foro internacional que agrupa a 33 países: «Una CELAC sin Brasil es una CELAC vacía”.

En esa línea, apuntó contra los grupos y gobiernos de derecha, en crecimiento en la región y el mundo: «Tenemos que trabajar para garantizar y fortalecer la institucionalidad de nuestra región.

Creemos que la democracia que está en riesgo. Después de la pandemia hemos visto cómo los sectores de la ultraderecha amenaza a nuestros pueblos».

«No podemos permitir que la derecha recalcitrante y fascista ponga en riesgo la institucionalidad de nuestro pueblo. Lo vimos en Bolivia, hace pocos días, cuando la locura pobló las calles de Brasilia y acá en la Argentina cuando alguien intentó matar a nuestra vicepresidenta (Cristina Kirchner)». 

«Tenemos que trabajar unidos en un mundo en el que la globalización existe”, señaló.

Para finalizar, el presidente argentino argumentó: «Tenemos que convertir todos nuestros deseos en instituciones y hechos.

Tenemos que hacer que la integración sea una realidad, sean acciones que nos permitan avanzar y progresar.

Los impulso a que de una vez por todas entendamos que solos valemos poco, que unidos podemos tener una fuerza arrolladora y que ha llegado el momento del Caribe y América Latina una sola región, que defienda los mismos intereses para el progreso de nuestros pueblos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.