Alejada de “los extremos”, Carrió instó a “despojarnos de las pasiones”

 

“Quiero apelar a la no violencia, empezar de nuevo sin rencores ni pasiones”, planteó la líder de la Coalición Cívica-ARI. Por otra parte, opinó que Cristina Fernández de Kirchner “no fue presa porque el Gobierno de Cambiemos no quería que se haga justicia”.

 

 

La líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, reapareció en público y aseveró que Cristina Fernández de Kirchner “no fue presa porque el Gobierno de Cambiemos no quería que se haga justicia”.

“Lo que hay es un miedo a una especie de dominación de una persona, que puede ser buena en sí misma, pero que ha sido dominada por las bajas pasiones, la venganza, la ira”, disparó la exdiputada sobre la figura de la actual vicepresidente.

De todos modos, sostuvo que “a la locura hay que plantarle la razón del derecho y de la no violencia, pero nunca hay que tenerle miedo”.

“Cristina es una contingencia dolorosa en el medio de una historia. Ella hubiera podido ser otra, ha tenido todo en la vida, pero no le basta”, reflexionó Carrió durante una entrevista concedida al animador afín al macrismo Jorge Lanata.

En otro tramo de la nota emitida por Canal 13, Carrió sostuvo que “la construcción oportunista del amigo-enemigo estaba asesorada por (el consultor ecuatoriano JaimeDurán Barba y yo nunca creí en eso”.

Y sobre su rol como aliada irrestricta del Gobierno entre 2015 y 2019, indicó: “hay cosas que dependen de las conciencias de los líderes. Lo tocó a la sociedad elegir a quién liderara ese proceso, y le tocó a Mauricio (Macri). Traté de evitar algunas cosas; algunas no pude. Traté de evitar golpes internos y externos, eso lo logramos”.

 

 

Consultada sobre si hay una fuerza política impulsada por Alberto Fernández, la exlegisladora advirtió que “el albertismo no existe, es una ficción; lo que existe y lo que existió es Cristina, el cristinismo, el kirchnerismo”.

Acto seguido, recalcó: “estoy separada de la política partidaria. No quiero participar de los extremos, ni de Cambiemos ni del kirchnerismo. Los extremos llevan a la violencia de la palabra. Hago un llamado para despojarnos de las pasiones”.

“Yo estoy orgullosa de la clase media que hemos tenido en la Argentina. Una clase media devastada durante 70 años o más. Quiero apelar a esa no violencia, empezar de nuevo sin rencores ni pasiones”, anexó.

 

Finalmente, lamentó que se esté pensando en las elecciones del año venidero en plena pandemia: “Todos, también Juntos por el Cambio. Es terrible. También muchos de Juntos por el Cambio. Detesto el poder”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *