Ante las nuevas variantes del coronavirus: ¿Me sigue sirviendo el barbijo de tela?

Las mascarillas son una medida adicional para ayudar a prevenir que las personas se contagien y propaguen el COVID-19: generan una barrera que impide la propagación de las gotitas respiratorias que pueden llevar el virus y evita que los de otras personas entren a nuestra boca y nariz.

Y aunque los barbijos N95/FFP2/KN95 y los barbijos quirúrgicos son un poco más eficientes que los tapabocas caseros, son insumos indispensables para el personal de salud (que tiene más probabilidades de estar expuesto al virus), por lo que su disponibilidad es indispensable.

En cuanto a las nuevas variantes de SARS-CoV-2 que se encontraron hasta el momento, solo se demostró que algunas de ellas serían más contagiosas que el virus original. Pero esta capacidad se debe a que el virus ingresa con mayor facilidad a nuestras células, no tiene que ver con la forma de transmisión del virus ni tampoco su tamaño, que siguen siendo como lo conocemos hasta el momento.

Por lo tanto, los cuidados para evitar la infección siguen siendo los mismos para todas las variantes del virus. Si usamos tapabocas caseros adecuados y de forma responsable, mantenemos el distanciamiento social, ventilamos ambientes y mantenemos la higiene de las manos, podemos evitar el contagio también de las nuevas variantes del coronavirus SARS-CoV-2.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.