Caso Fernando: la Justicia confirmó que el sospechoso N°11 no participó en el crimen

Un vocero judicial aclaró que no hay elementos para llamarlo a indagatoria, por lo que es probable que sea citado a declarar como testigo.

Los investigadores del crimen de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes en Villa Gesell, identificaron al denominado “sospechoso 11” como un joven amigo de los rugbiers detenidos por el crimen que estuvo en el boliche Le Brique el día del hecho, aunque aseguraron que no hay elementos que lo vinculen al ataque.

“Es un chico que sale (del boliche) once minutos después que el resto, es decir, cuando el hecho ya había ocurrido”, aseguró a Télam una fuente vinculada a la causa.

No obstante, el vocero judicial aclaró que no hay elementos para llamarlo a indagatoria, por lo que es probable que sea citado a declarar como testigo.

El “sospechoso 11” no participó de la discusión dentro del lugar ni de la pelea a la salida, motivo por el cual la fiscal no tiene previsto indagarlo.

En tanto, uno de los abogados que representa como querellante a la familia Báez Sosa, Fabián Améndola, dijo a Télam que ya sabían de quién se trata y que aguardan algunas pericias más realizadas en torno a esta persona.

“Para nosotros ya estaba identificado. Está incluido en la causa aunque aún no se tomó una decisión sobre si va a estar como testigo o como imputado”, dijo Améndola, quien luego agregó que el joven había ido de vacaciones a Villa Gesell con su familia y allí se encontró con sus amigos los rugbiers.

“Entiendo que hay pericias esperándose, como la digitalización de imágenes que va a permitir una mejor precisión en cuanto a ubicar el rostro de esta persona en algunos momentos específicos”, explicó.

Por el crimen permanecen con prisión preventiva los rugbiers Máximo Thomsen (20), Ciro Pertosi (20), Luciano Pertossi (18), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (20), Blas Cinalli (19) y Ayrton Viollaz (21), a quienes Zamboni considera coautores del crimen del joven.

En tanto, Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (19) están en libertad, acusados de ser “partícipes necesarios” del hecho.

De acuerdo con la pesquisa, el rostro de Báez Sosa presentaba dos marcas, una de las cuales coincide con unas zapatillas Cyclone secuestradas a Thomsen.

 

(Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *