Científicos inventaron un implante que borra los pensamientos negativos en personas con depresión

Un equipo de científicos de la Universidad de California en San Francisco, Estados Unidos, le implantó un dispositivo en el cerebro a una mujer para “eliminar” los pensamientos negativos que le pudieran surgir, con una explosión de estimulación eléctrica. De esta manera, encontraron un primer indicio para tratar los cuadros de depresión severa.

 

Se trata del primer caso en el mundo en demostrar que la estimulación altamente dirigida en un circuito cerebral específico sería una forma de combate para este padecimiento. Previamente, la mujer había experimentado con cerca de 20 medicamentos para la depresión, meses en un programa diurno en un centro hospitalario, terapia electroconvulsiva, estimulación magnética transcraneal, entre otras alternativas. 

 

Los científicos implantaron en el cerebro de la paciente un dispositivo que funciona con baterías del tamaño de una caja de fósforos, una especie de “marcapasos para el cerebro” calibrado para detectar el patrón de actividad neuronal que ocurre cuando ella está cayendo en una depresión. Allí, descarga pulsaciones de estimulación eléctrica para evitarla.

“El dispositivo ha mantenido mi depresión bajo control, me ha permitido volver a ser la mejor versión de mí misma y reconstruir una vida que vale la pena vivir”, declaró la mujer.

 

Sin embargo, el tratamiento, aún experimental, generó controversia. Frederic Gilbert, filósofo experto en neuroética y profesor titular de Ética en la Universidad de Tasmania, de Australia, “una persona a la que se le haya implantado un sistema de circuito cerrado para atacar sus episodios depresivos podría verse incapaz de experimentar alguna fenomenología depresiva cuando es perfectamente normal experimentar este resultado, como en un funeral”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.