Circulan barbijos truchos del Conicet: cómo distinguir los originales

La empresa que fabrica descubrió que se venden versiones falsificadas que no reúnen las características requeridas.

El nuevo barbijo desarrollado por Atom Protect, el Conicet y la Universidad de San Martín, llamado Atom Protect N95 PLUS, tiene una capacidad filtrante superior al 97%. Sin embargo, ya hay quienes venden en su nombre y por Internet las versiones truchas que no protegen contra el COVID-19. Por tal motivo, la empresa fabricante alertó sobre las características a las que hay que prestar atención. 

Fue Kovi, la textil de La Matanza que fabrica estas mascarillas, que detectó las falsificaciones que están a la venta en las redes sociales y distintas tiendas online. A simple vista, advirtieron, parecen los barbijos reales debido a que copiaron la tipografía y el estampado del barbijo social N° 95. Por eso, desde la empresa aclararon cuáles son las características originales de sus productos y recomendaron comprarlos en la tienda virtual de la marca o farmacias autorizadas.

Atom Protect explicó que la primera tanda de producción fue de color celeste con estampa azul, pero aclaró que ya no se fabrican más de ese color.

Al diseño actual, lila con estampa en gris oscuro y elásticos redondos o planos, se le suma una edición limitada de color negro. Los falsos, en cambio, pueden ser de otros colores y varían también en tamaño y textura. Los originales vienen en envoltorios individuales y transparentes donde están escritas las características y las instrucciones de uso. La particularidad de los barbijos del Conicet es que son los primeros con tecnología autosanitizante, gracias a una capa invisible de nanotecnología que mata virus, hongos y bacterias por el simple contacto.

En la página web de Atom Protect, se aclara que los productos están certificados por el INTI y el INTA, pero no tienen la autorización de Anmat. Con estas características, se distinguió a estos tapabocas como de “uso social” y se desarrolló también una versión para niños. Protegen a las personas durante las actividades diarias, pero no son aptas para uso profesional, es decir, médico.

Otra de las diferencias entre los originales y los truchos, es que los primeros están confeccionados con telas tratadas que ofrecen una barrera química contra el coronavirus. Esa barrera detiene los aerosoles que quedan flotando en el ambiente, por varios minutos hasta incluso algunas horas. En cambio, los falsificados no cumplen esa función. Mientras que los originales resisten 15 lavados, los truchos prometen más de 30.

Cómo saber si los barbijos son truchos

El tamaño, el pliegue y la textura son distintos a los originales. En algunos casos, los venden en colores distintos al lila o negro. Además, los entregan sin el envoltorio transparente de fábrica.

Los elásticos son más gruesos, como los que se venden en las mercerías, diferentes a la banda delgada de la versión original.

Los falsificados suelen ser mucho más caros que los originales: en la tienda virtual certificada por Kovi, el pack de diez unidades cuesta $4.390. En cambio, los truchos rondan los $8.500.

Fuente 0291 y clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.