Cómo afecta la falta de sueño a la rutina de las personas

Hoy se conmemora el Día Mundial del Sueño, con el objetivo de concientizar sobre la importancia del buen descanso.

Aunque cada persona tiene su propia necesidad de sueño, dormir entre 7 y 8 horas es lo correcto.

Por otro lado, hay quienes no pueden conciliarlo por la noche a causa de la falta de motivación, impulsividad, baja tolerancia a la frustración, ansiedad, depresión y por dolores físicos, fatiga, mayor riesgo de enfermedades como obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Además, debido a la privación de sueño se ve afectada la atención, la memoria, la capacidad de aprendizaje, aumentan los errores y el tiempo de reacción ante un estímulo.

Algunas recomendaciones:

Exponerse a la luz natural por las mañanas ayuda a mantener el ritmo de sueño-vigilia. Por el mismo motivo, debe evitarse el uso de pantallas, como televisores, celulares, por las noches debido a que la exposición a la luz artificial puede alterar nuestros ritmos biológicos.

Es importante mantener una rutina y respetar los horarios para hacer actividad física, trabajar o estudiar.

La siesta puede ser una aliada para reducir la somnolencia, mejorar el desempeño y aumentar el estado de alerta, si no excede el tiempo estipulado (15-30 minutos).

Se debe cenar por lo menos dos horas antes de ir a la cama y tener en cuenta que tanto el hambre como las comidas copiosas pueden alterar el sueño.

Por último, se recomienda no tomar líquido en exceso por la noche y disminuir el consumo de estimulantes (café, mate, té, bebidas cola) en cantidad a partir de las 18 hs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.