«Con todo el amor que me doy, es muy poco probable que me enferme»

Luego de cuestionar el uso del barbijo como método de protección al contagio, la modelo ahora se mostró disgustada tras realizarse un PCR para subirse a un avión en plena pandemia.

«Hoy tengo un día distinto. Tuve que hacerme el PCR porque mañana viajo a Estados Unidos. No, no es la primera vez que me lo hago pero sí es la primera vez que lloro cuando dejan de invadir mi cuerpo por imposición médica, social y protocolar. Estoy harta. Juro que hace mucho que no me sentía tan triste», contó en Instagram.

«Esto tiene que parar. Por favor, no bajemos los brazos. Sigamos alzando la voz en pedido de recuperar nuestros derechos. Mi cuerpo es mío, mi vida es mía. Soy responsable sólo de mi salud y bienestar, tanto mental como corporal. Esto no nos está haciendo bien. Tenemos que dejar de obedecer y empezar a escuchar nuestra voz interior«, fundamentó la influencer.

Y cerró polémica: «Si te hace bien usar tapabocas, si te hace bien vacunarte, si te hace vivir perseguido y con miedo, hacelo. Pero, por favor, pido respeto para quienes no estamos de acuerdo y necesitamos nuestra libertad de elegir poder respirar aire puro, de creer en nosotros, de confiar en la máquina hermosa y perfecta que somos. Quien no quiera entender el mensaje, no lo va a hacer y no lucho contra eso ni contra nadie. Sólo pido libertad. Gracias por todo su amor».

Luego de esa historia y antes de viajar a Nueva York, la modelo volvió a reavivar la polémica con un mensaje basado en la espiritualidad para vencer la enfermedad.

“Ante todo este bardo, yo voy a seguir compartiendo el mismo mensaje, porque es el que a mí me funciona y el que a mí me hace feliz y me hace conectar con un montón de personas del mundo entero que tiramos para el mismo lado”, precisó Ivana.

Y fundamentó: “Con todo el amor que me doy, con todo lo que fortalezco mi sistema inmune, es muy poco probable que me enferme de esta y de cualquier tipo de enfermedad”. Y finalmente, dedicó unas palabras a sus críticos: “En lugar de preocuparse si yo estoy contagiando o no, preocúpense por su vida. No son responsables de la salud de la vida de nadie más por ponerse un trapo en la cara o por guardarse en su casa según un test incomprobable”.

Fuente 0291 y caras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *