El campeón del mundo 1978 que solo quería festejar con su mamá

Se trata de Daniel Valencia, nacido en la Provincia de Jujuy. Se desempeñó como volante ofensivo en la selección Argentina de fútbol durante el mundial 1978. Su hijo, publicó una historia llamativa y emotiva a la vez. Aquí el hilo de Twitter que se volvió viral:

«25 de Junio. Argentina se coronaba campeona del mundo por primera vez en su historia. Calculo que todos los que han jugado al fútbol alguna vez, han fantaseado con la idea de ganar un mundial y, como lo festejaríamos.

Pero acá la situación es distinta porque todo trata de un tipo distinto. También debemos entender el contexto:
La Selección Argentina había concentrado desde mediados de enero para lo que sería la cita mundialista. Si bien, los sábados les permitían viajar para jugar con sus respectivos equipos, apenas finalizaba el encuentro, debían volver para la concentración en Buenos Aires y, consecuentemente, habían pasado casi 6 meses sin ver a su familia.

El partido había terminado. Argentina 3 – Holanda 1. Los jugadores se reunieron todos para festejar y preparaban la cena en la que brindarían por todo lo conseguido. Pero había algo raro, faltaba alguien dentro del plantel.

El Obelisco explotaba de gente, todos en sus casas se abrazaban a su familia, todo era algarabía.

El recepcionista del hotel decide acercarse al profe, a quién veía sumamente preocupado, y le da un papel:

«Profe, gracias por todo. ¡Somos campeones del mundo! Vine rápido al hotel antes que se llene de gente, ya me voy a casa a ver a mamá. Despidame de todos. Abrazo enorme »

Así fue que mi viejo, apenas salió campeón del mundo, decidió irse a festejarlo con mi abuela (su mamá)