Hospitales sin camas: «Si a mi viejo le agarraba un infarto en la ambulancia se moría»

Damián Sabatini, hijo de Daniel, el hombre de 64 años que pasó cuatro horas y media arriba de una ambulancia porque «ningún hospital tenía lugar», relató la secuencia que vivieron hasta que lo atendieron.

«Mi viejo se despertó mal, con náuseas y estaba muy blanco. Tenía problemas respiratorios», manifestó Damián en la Mesa Diaria (FM96.3). «Cuando llegué a mi casa hacía media hora que estaba la ambulancia porque no había lugar ni en el Hospital de Punta Alta», agregó.

Desde el SAME, que de hecho Sabatini agradeció por la amabilidad, le dijeron que los nosocomios de la ciudad solo le estaban dando prioridad a los pacientes con coronavirus por la ocupación de camas.

Daniel sufre diabetes y tiene un estén en el corazón, pero hasta ayer, no se había contagiado de Covid-19. Por eso, no contaba con la posibilidad de ingresar a la clínica.

Pasaban las horas y sin respuestas, se dirigieron al Penna para «hacer presencia y que nos dejen entrar», pero no sucedió, dijo el hijo de Sabatini mayor. «Las ambulancias entraban y salían, el jefe de la guardia sabía de nosotros pero no nos dejaron pasar».

Luego, apareció el llamado de esperanza. Les avisaron que en el Hospital Municipal había una cama disponible y manejaron rápidamente para allá. «Lo bajaron y lo entraron. Desde ese momento no tuvimos más novedades. Solo sabemos que lo aislaron en el área Covid sin tener el virus».

«Mi papá no fuma ni toma», expresó Damián y aclaró que «si a mi viejo le agarraba un infarto en la ambulancia, se moría» porque el lugar que él necesitaba, estaba ocupado por otra persona.

Por último, el joven comunicó que este año se alargaron las horas en las que un paciente pasa arriba de una ambulancia por no haber lugar en los hospitales. «Los enfermeros del SAME dijeron que el año pasado lo máximo que estuvieron fue una hora».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *