Irse a dormir entre las 10 y las 11 de la noche reduce la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares

Los resultados demostraron que irse a dormir más temprano o más tarde altera el reloj corporal y aumenta los riesgos de padecer enfermedades cardíacas.

Un estudio realizado en Reino Unido comprobó cuál es la mejor hora para irse a descansar. De esta manera, se llevó a cabo un seguimiento de todos los individuos que participaron de la muestra y los resultados demostraron que irse a dormir entre las 10 y las 11 de la noche reduce los riesgos de contraer enfermedades cardiovasculares.

Asimismo, el estudio es diferente a otras investigaciones que se hicieron sobre la duración del sueño. En cambio, este informe publicado en Digital Health, una revista de la Sociedad Europea de Cardiología, afirmó que incluso irse a dormir más temprano, así como también más tarde, aumenta los riesgos de padecer una enfermedad cardíaca.

Para el estudio, se recopilaron los datos de 88.026 individuos del Biobanco del Reino Unido que fueron reclutados entre 2006 y 2010. El 78% de los participantes eran mujeres y la edad media de la mayoría eran 61 años. Así fue que, para registrar la hora de irse a dormir y cuando se despertaban, se utilizó un acelerómetro de muñeca que llevaron puesto durante siete días.

De esta forma, se compararon los porcentajes de resultados con la hora indicada como ideal para irse a descansar, que es entre las 10 y 11 de la noche. Por lo que irse a dormir más temprano, antes de las 10 de la noche, aumentaba un 24% del riesgo de contraer una enfermedad cardiovascular y un 25% en caso de irse a dormir a medianoche o más tarde. Mientras que dormir entre las 11 y 11:59 de la noche, una hora más tarde de lo recomendado por los expertos, aumentaba el riesgo en un 12%.

El autor del artículo publicado, David Plans, explicó “El cuerpo tiene un reloj interno de 24 horas, llamado ritmo circadiano, que ayuda a regular el funcionamiento físico y mental”. En este sentido, agregó “los resultados sugieren que es más probable que las horas de acostarse temprano o tarde alteren el reloj corporal, con consecuencias adversas para la salud cardiovascular”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.