La carta del papá de Solange para Alberto Fernández

La historia de Pablo Musse fue aquella que conmovió a todo el país, al mismo tiempo que generó indignación contra los funcionarios políticos que le impidieron un último adiós a su hija, enferma de un cáncer terminal.

Solange Musse se encontraba internada en Alta Gracia, atravesando sus últimos días de vida, y su único deseo era que su padre y su tía pudieran visitarla. Pablo, viajó desde Plottier, Neuquén, pero no pudo ingresar a Córdoba ya que no poseía un hisopado con resultado negativo de Covid-19.

Solange falleció sin poder ver a su padre.

Aquí la carta abierta a Alberto Fernández;

Señor presidente me llamo Pablo Musse, padre de Solange Musse, Ud en una declaración dijo que acá nadie le quita la libertad a nadie, quiero corregirlo, Ud y el gobierno de Córdoba, le quitaron la libertad y sus derechos a mi hija Solange, derechos básicos universales de cualquier persona en sus últimos momentos de vida, ella reclamó y pidió verme antes de su partida, pero Ud. y el gobierno de Córdoba no se lo permitieron. No solo eso, sino que a mí y a mi cuñada Paola Oviedo, con discapacidades diferentes, nos trataron como terroristas, escoltados por la policía de cuatro provincias un trayecto de 900 km. Algunos dijeron como delincuentes, mal dicho, porque su gobierno soltó a más de 5.000 delincuentes y no los escoltó la policía. Ud. los domingos almuerza con la gente que quiere, mi hija el domingo 16/08 no pudo almorzar conmigo, ¿que ironía no? Ud. sí, mi hija no. Lamentablemente no vi ni escuche declaraciones de los derechos humanos, violaron el COD penal 248, tampoco vi ni escuche al INADI, por maltrato a una persona con capacidades diferentes. ¿Tal vez será porque no somos del palo? Mi hija sólo quería estar sus últimos momentos con su padre, rogó por sus derechos pero no fue escuchada, se fue sin poder cumplir su deseo de abrazar a su padre. Dan lástima uds, nos piden esfuerzos, que nos cuidemos, cuando uds no dan el ejemplo. Solo le digo que hay una justicia divina, una que Ud. ni nadie puede comprar. Y una sola cosa Sr. presidente, no nos mienta más, si quiere miéntale a sus seguidores, no a nosotros. Ud. no tiene palabra, cuando habla no le creo. Imposible creerle a una persona que hace un par de años criticaba a viva voz a un gobierno de corruptos y hoy esta justo con ellos. Las últimas palabras de mi hija fueron HASTA EL ULTIMO SUSPIRO TENGO MIS DERECHOS. Que estas palabras tal vez le lleguen al corazón, si es que lo tiene. Cordiales saludos. Musse Pablo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *