La Municipalidad de Coronel Dorrego al cumplirse 191 años del fallecimiento de Manuel Críspulo Bernabé Dorrego

 

Porque un ave sin luz trinando un nombre

como un signo de hierro ciñe el canto,

en la boca del trueno y la alborada

viene a estallar la vida en nuestras manos.

—Este escaso universo de los muertos

con un sino de sangre navegando,

este rumbo de chuzas alazanas,

esta mirada lince,

para decir al viento de sus ojos…

…para batir al trébol su espinazo,

para nombrar el mármol y su fuego

latiendo desde abajo,

con rubor de guitarras silenciadas,

sangrantes en su tallo;

esta pasión finita y portentosa

que tiene los costados desbordados,

nombra en la astilla a Don Manuel Dorrego,

mezcla total del ángel y el soldado,

creciendo entre los bordes del silencio

para afirmar vigente su legado.

                                              

                                   Rubén Terrón