Las curiosidades que no conocías de ‘Cincuenta sombras de Grey’

El fenómeno que generó Cincuentas sobras de Grey tiene curiosidades que diferencian entre sus películas y sus libros originales.


Las curiosidades que no conocías que Cincuenta sombras de Grey
Las curiosidades que no conocías que Cincuenta sombras de Grey

Cuando la escritora E. L. James publicó su primera novela, Cincuenta sombras de Grey, seguramente no se imaginó el fenómeno literario en el que se iba a convertir la historia de amor entre una joven inocente e inexperta, Anastasia Steele, y el magnate de negocios multimillonario Christian Grey. Probablemente tampoco pensó que los tres libros que narraban la relación se iban a convertir en tres películas que se colaron entre las más vistas en sus años de estreno 2015, 2016 y 2017.

El primer libro se lanzó en 2011 y seis años después, la última película. En tan poco tiempo, E. L. James pasaba de ser una escritora desconocida a ser una de las autoras literarias más ricas del mundo.

El primero de los libros vendió, tras su lanzamiento, más de 125 millones de copias alrededor del mundo. Fue traducido a más de 50 idiomas y tiene algunos récords en su haber, como el que asegura que es la novela que más rápido se ha vendido en Reino Unido de todos los tiempos. Pero esos números son pocos si se comparan con los que consiguieron las tres películas que protagonizaron Dakota Johnson y Jamie Dornan como Anastasia y Christian, los protagonistas.

Cincuenta sombras de Grey recaudó alrededor de 500 millones de euros tras su estreno, Cincuenta sombras más oscuras sobrepasó los 350 y Cincuenta sombras liberadas rondó la misma cifra. Más de 1200 millones que, probablemente, se quedan cortos si se les suman los que han podido ingresar por la venta de derechos a televisiones o por servicios de alquiler en internet.

E. L. James trabajó como ejecutiva de televisión antes de decidirse a la escritura a tiempo completo. Quizá por ello tuvo claro desde los comienzos del éxito de sus libros que no dejaría en manos de nadie más las adaptaciones al cine de los mismos. Es la productora de los tres largometrajes y estuvo presente en los tres rodajes. La figura del productor resulta en los últimos años en Hollywood casi más importante que la del director y en sus manos suelen estar las decisiones últimas de cualquier filme pero, además, son los encargados de dar el apoyo económico a los proyectos.

Así que ejercer de productora era un movimiento de doble ganancia para James: financiaba las películas y se quedaba con gran parte de lo que generaron. Además, ejerció un control férreo sobre lo que finalmente se pudo ver en pantalla. Tan férreo que provocó la salida de la directora Sam Taylor-Johnson al final de la primera cinta por diferencias creativas irreconciliables.

Fuente: Vogue España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *