Le pagaron el último sueldo con 90.000 monedas de 1 centavo

El ex-empleador le debía 915 dólares y le envió toda la paga en una carretilla repleta de monedas que encima estaban cubiertas de grasa y aceite.

 

Andreas Flaten, un trabajador de Georgia, en Estados Unidos, quedó sorprendido cuando recibió su último pago en una forma extravagante: 90.000 monedas de un centavo cubiertas de grasa le fueron entregadas directamente a su casa hace unos días. Encima de las monedas había un sobre con su último recibo de pago y un mensaje sádico de despedida, en forma de broma. «Fue algo bastante infantil, declaró Flaten a los medios locales.

Flaten dejó su empleo, en Peachtree City’s, en noviembre. La empresa le tenía que enviar su último cheque de 915 dólares y había tenido problemas para recibirlo, por lo que incluso tuvo que recurrir a la ayuda del Departamento del Trabajo de Georgia. A mediados de marzo, Flaten contó que salió de su casa con su novia y vio la pila de monedas en la entrada de su cochera. Aseguró que los centavos estaban cubiertos con una sustancia aceitosa.

Ahora, su rutina nocturna consiste en limpiar los centavos para ir a cambiarlos. Le toma alrededor de hora y media limpiar algunos cientos de monedas. «Creo que va a ser mucho trabajo, no es algo justo», se lamentó. El dueño de la tienda, Miles Walker, afirmó que no sabía si había o no dejado los centavos frente a la casa de Flaten. «Realmente no lo recuerdo, en todo caso, no importa. Se le pagó, eso es lo que cuenta’’, dijo. Para coronar la humillación, Walker describió a Flaten un «blandengue’.

«Con todos esos centavos, seguro encontraremos algunos tesoros. Ya encontré uno de 1937», comentó el ex empleado, quien pensó en iniciar acciones legales, pero le aclararon: «No hay nada en la normativa que dicte en qué moneda se debe pagar al empleado».

Ahora, se pasa varias horas por día limpiando monedas para usarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *