Liberaron a uno de los policías involucrados en el asesinato de George Floyd

Thomas Lane, acusado de asistir e incitar a Derek Chauvin durante la muerte del afroestadounidense, obtuvo la libertad bajo fianza. 

Las autoridades de Minnesota le dieron la libertad condicional a uno de los cuatro policías imputados en el asesinato de George Floyd, quien murió durante su arresto en Minneapolis tras ser estrangulado por la rodilla del agente Derek Chauvin.

Según los datos publicados por la prisión del condado de Hennepin, situada a las afueras de Minneapolis, el oficial Thomas Lane (37) obtuvo ayer a la tarde la libertad condicional, tras pagar una fianza de 750.000 dólares.

Los otros tres agentes, entre ellos Chauvin, acusado de «homicidio en segundo grado», permanecen bajo custodia en dicha cárcel.

Derek Chauvin, expolicía de Minneapolis, principal acusado de la muerte de Floyd.

Lane y dos de sus compañeros fueron imputados la semana pasada por incitación y complicidad con un crimen en segundo grado por su participación en la detención de Floyd, ocurrida el pasado 25 de mayo, y podrían recibir condenas de hasta 40 años de prisión, al igual que Chauvin.

El abogado de Lane, Earl Gray, afirmó en defensa de su cliente que era un policía novato y que lo único que hizo fue sujetar los pies del afroestadounidense para que no pudiera patear.

De acuerdo a la denuncia penal, Lane expresó su preocupación por Floyd y preguntó dos veces a Chauvin si debían poner a Floyd de lado, a lo que este se negó.

Durante los casi nueve minutos en los que Chauvin clavó su rodilla sobre el cuello de Floyd mientras yacía esposado en el suelo, el hombre de 46 años y padre de una niña de seis, repetía a los agentes que no podía respirar y llamaba a gritos a su madre hasta perder finalmente el aliento.

El asesinato de Floyd provocó una ola de protestas sin precedentes en la historia moderna de Estados Unidos, en la que cientos de miles de personas salieron a las calles para manifestar su solidaridad con la familia y reclamar el fin de la brutalidad y el racismo policial en decenas de ciudades del país.

(Télam)