Los barrios periféricos de nuestra ciudad tienen un alto riesgo ambiental, según un informe del CONICET

El Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales del Sur (IIESS, CONICET-UNS), publicó un nuevo informe elaborado a partir de los datos de la encuesta del proyecto del instituto: “Inclusión social sostenible y políticas públicas en perspectiva regional”.

El documento presenta un análisis estadístico y geográfico acerca de la situación de vulnerabilidad y riesgo ambiental que afecta a los sectores más carenciados en Bahía Blanca.

En cuanto al nivel de riesgo ambiental, los resultados muestran que las zonas periféricas de la ciudad son las más afectadas, fundamentalmente por la falta de acceso a servicios básicos (agua potable, conexión a red cloacal, acceso a energías limpias para cocción y calefacción) y problemáticas ambientales como calles inundables, cercanía a espacios de acumulación de residuos y espacios donde se producen quemas recurrentes.

Por otro lado, tras evaluar las posibilidades de adaptación de los hogares al riesgo que enfrentan, los autores del informe describen que los hogares de barrios de la zona sur y la periferia del este y oeste, resultan ser los de mayores niveles de vulnerabilidad ambiental. Esto a su vez, se relaciona directamente con los sectores donde se emplazan los asentamientos informales.

Poco más del 44% de los hogares vulnerables ambientales indica que sus ingresos son insuficientes, mientras que un 43,3% respondió que le alcanza y solo un 12,3% puede ahorrar. En cambio, el 59,9% de las familias no vulnerables reporta que les alcanza para afrontar sus gastos, un 25,1% ahorra y tan solo un 17% respondió que su ingreso no es suficiente.

El estudio explora además la realidad socioeconómica de los barrios, teniendo en cuenta variables como ingreso, educación, suficiencia alimentaria, entre otras.

Como conclusión, los investigadores entienden que la situación de vulnerabilidad debe mejorarse rápidamente a los fines ampliar las oportunidades de desarrollo de las familias afectadas. Se impone el diseño y aplicación de políticas innovadoras e integrales en estos sectores, con el objetivo de romper con la dinámica negativa descripta y mejorar las condiciones de vida generales.

En este punto, consideran evaluar la aplicación de mejoras en el medioambiente urbano en el que habitan los hogares vulnerables, a partir de la relación directa e indirecta que verifica el entorno ambiental urbano con aspectos relevantes para el bienestar de las personas como la salud y la educación, además de reducir los efectos negativos de la desigualdad y segregación social.

El equipo coordinador del informe se conforma por:

  • Dra. María Marta Formichella
  • Dra. María María Ibañez Martín
  • Dra. Natalia Krüger
  • Dra. Stella Pérez
  • Dra. María Emma Santos

Colaboradores:

  • Dra. Verónica Alderete
  • Dra. María Florencia Arnaudo
  • Lic. (Mg.) Cristina E. Calle Espinoza
  • Lic. Lucia Diaz
  • Dra. María Eugenia Elorza
  • Lic. Emiliano Gutiérrez
  • Dr. Fernando Lago
  • Dr. Juan Larrosa
  • Lic. Gisela Mara (CPA)
  • Dra. Lisana Martínez
  • Dr. Pablo Monterrubianesi
  • Dra. Nebel Moscoso
  • Dra. Sofía Orazi
  • Lic. (Mg). Mauro Reyes
  • Dra. Marina Tortul (CPA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.