Luego del escándalo por los sobreprecios, el gobierno inaugura un proceso para compra de alimentos a precios máximos

Daniel Arroyo junto a Alberto Fernández en la presentación del Plan Argentina Contra el Hambre

El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación convocó hoy a empresas y productores de alimentos a participar de un nuevo proceso de compras «más ágil» y ajustado al esquema de «precios máximos», mediante el cual planea adquirir 1.700.000 módulos alimentarios para distribuir entre los sectores más vulnerables de la población.

La medida, lanzada en medio de la creciente demanda de alimentos por el impacto económico de la pandemia de coronavirus, se conoció después de los cuestionamientos que recibió un anterior procedimiento de compra a precios por encima de los fijados como máximos por el Gobierno y que fue frenada por el ministerio conducido por Daniel Arroyo.

La cartera lanzó una nueva convocatoria a través de la página comprar.gob.ar, destinada a todas las empresas, productores y cooperativas de alimentos registradas en ese sitio para adquirir arroz, aceite, fideos, harina, azúcar, leche en polvo y lentejas.

El nuevo proceso de compras está encuadrado en los cambios que estableció ayer el gobierno en el procedimiento de contrataciones de bienes y servicios en el contexto de la pandemia para promover la «participación de la mayor cantidad posible de oferentes» y asegurar que el Estado «no abonará montos superiores a los precios máximos» establecidos.

Se estableció «un sistema más ágil, bajo el esquema de precios máximos», explicó Arroyo a través de un comunicado en el que evaluó que la nueva convocatoria «permitirá sumar un refuerzo alimentario para afrontar la demanda provocada por la emergencia sanitaria establecida para enfrentar la pandemia de la Covid-19».

Los interesados en participar como oferentes deberán estar inscriptos en el momento de la adjudicación en el Sistema de Información de Proveedores (SIPRO), asociado al Sistema Electrónico de Contrataciones de la Administración Nacional (COMPR.AR).

También se estableció que las ofertas de los productores -que podrán ser de al menos un 10 por ciento del total de las cantidades solicitadas- no podrán superar los precios máximos mayoristas establecidos por la Secretaría de Comercio Interior del Ministerio de Desarrollo Productivo, en la página preciosclaros.gob.ar.

Este nuevo proceso de compra de alimentos se da en el marco de una situación social calificada por Arroyo como «realmente crítica» a causa del aumento del número de personas que requieren asistencia alimentaria, que en el último mes «pasó de 8 a 11 millones de personas», además de haberse reducido los ingresos económicos de las familias.

Por eso, el gobierno nacional adquirirá 1.700.000 módulos constituidos por paquetes de lentejas de 400 gramos, azúcar por un kilogramo, paquetes de leche en polvo en envases de un kilogramo, arroz en paquetes de un kilogramo; envases de aceite comestible por 900 centímetros cúbicos; harina en paquetes de un kilogramo y fideos guiseros en paquetes de medio kilogramo.

Desde Desarrollo Social aclararon que la convocatoria para la adquisición de módulos alimentarios comenzó hoy para todos los productos y finalizará el 29 de abril para arroz, aceite, fideos y harina; y el 30 de abril para azúcar, lentejas y leche en polvo.

Este proyecto constituye un «refuerzo» para la línea de alimentos secos, una de las 5 variantes que ofrece el ministerio en asistencia.

El nuevo procedimiento de contrataciones establece que uno de sus objetivos apunta a «afianzar el principio general de promoción de la concurrencia, el cual postula la participación de la mayor cantidad posible de oferentes, de modo tal que la autoridad competente cuente para decidir con la mayor cantidad posible de alternativas de elección para escoger con más posibilidad de acierto la que mejor satisfaga el interés público comprometido».

Destaca también la necesidad de «regular con mayor especificidad los pasos a seguir en aquellos casos en que los organismos opten por utilizar el mentado sistema electrónico de contrataciones para convocar a interesados en participar de procedimientos de contratación de bienes y servicios en la Emergencia».

Las líneas de asistencia alimentaria del ministerio que conduce Arroyo son: la Tarjeta Alimentar, que implica una inyección a la economía popular de unos 7.600 millones de pesos mensuales; la compra de alimentos secos para organizaciones sociales, religiosas y ONG; convenios con 3 mil comedores a los que se les transfieren fondos en forma directa para que compran en forma descentralizada y transferencias para provincias, municipios y comedores escolares.

Con respecto a los comedores que tienen convenio, el Ministerio informó que los fondos fueron aumentados «un 50 por ciento» y, en total, alcanzan a 900 millones de pesos. En tanto, el presupuesto de los comedores escolares fue incrementado entre el 100 y 150% con respecto a 2019 y suma 2.600 millones».

En concepto de transferencias para provincias y municipios, son 500 millones de pesos los que gira el Estado nacional para compras de alimentos y artículos de limpieza, detalló la cartera.