Paso a paso de cómo dejar de recibir llamados y mensajes comerciales en tu celular

Con una serie de trámites online es posible reducir al mínimo los contactos de televenta en líneas fijas y móviles, con WhatsApp incluido.

Muchos usuarios se quejan de que son contactados por la misma empresa una y otra vez, pese a que siempre rechazan sus ofertas.

«No me interesa». «Gracias, pero no lo necesito». «Ya me llamaron mil veces y siempre digo que no, ¡dejen de insistir!». Las ofertas telefónicas llegan al fijo y al celular, con llamados y con mensajes, en cualquier día y horario. Llegan en plena jornada laboral o para interrumpir una siesta, una película, etc.

Lo bueno es que existen algunos recursos para liberar sus líneas de estos contactos no deseados. O al menos para reducirlos notoriamente.

Lo que se necesita es dedicar un poco de atención y de tiempo a realizar una serie de trámites. Y luego para bloquear y denunciar a quienes ignoren ese pedido.

A continuación, paso a paso, todo lo que se debe hacer para que las líneas telefónicas queden «blindadas»:

1. Inscribirse en el Registro «No Llame»

Se trata de una «lista negra» de alcance nacional, creada por la ley 26.951, que reúne los números telefónicos de todas las personas del país que no quieren ser contactadas por publicidades, ofertas, ventas ni regalos de bienes o servicios.

El Registro No Llame Nacional reúne los números de todas las personas que no desean ser contactadas por teléfono por las empresas.

Todos los usuarios de telefonía fija y móvil del país tienen el derecho de sumar gratuitamente todas sus líneas a este Registro.

Para hacerlo, se debe entrar al sitio  elegir la opción “Registrá una línea”, ingresar el DNI con su número de trámite y llenar una declaración jurada.

Al completar el trámite, el número ya queda inscripto en el Registro de forma inmediata. El usuario no recibe en su teléfono ninguna confirmación del alta, pero la inclusión puede ser verificada en cualquier momento en la misma web, mediante la opción “Consultá tus líneas”.

Una vez que la línea queda incluida en el registro, todas las empresas del país que trabajan con televentas y marketing telefónico tienen la obligación de dejar de contactar a ese número en un máximo de 30 días.

La prohibición incluye las comunicaciones por todas las vías posibles: desde los tradicionales llamados hasta los mensajes de texto y los contactos por WhatsApp y otras apps de mensajería.

2. Anular suscripciones SMS

A veces los usuarios reciben en sus celulares mensajes de texto con sorteos, trivias, juegos, noticias, el horóscopo y otros contenidos. Provienen de números cortos y hay que prestarles mucha atención porque son pagos: generan cargos que consumen el saldo o se suman a la factura.

Se trata en realidad de suscripciones que pueden haber sido contratadas voluntariamente y que ya no se desean mantener, o bien que se activaron involuntariamente o por algún engaño.

Como sea, si el plan es «limpiar» al máximo la línea de contactos no deseados, conviene asegurarse de no tener suscripciones SMS activas. Y, en caso contrario, pedir su baja de inmediato.

Para hacerlo, una opción es ingresar al portal de autogestión de la empresa de telefonía móvil y abrir el menú que permite consultar las suscripciones activas.

También se puede llamar al centro de atención telefónica del operador, con la opción adicional de pedir que incluyan la línea en una «lista negra» que impide que vuelva a ser dada de alta en ese tipo de consumos pagos.

Por último, si sólo se trata de una suscripción activa o de unas pocas, para interrumpirla bastará con responder alguno de los mensajes no deseados con la palabra «BAJA».

3. Bloquear y denunciar a los infractores

Si la línea lleva más de 31 días corridos en el Registro No Llame y todas las suscripciones fueron anuladas, es muy probable que el «bombardeo» disminuya. Pero siempre puede haber infractores y, ante cada caso, conviene actuar.

¿Qué hacer si se siguen recibiendo contactos de empresas para publicitar, ofertar, vender o regalar bienes o servicios no solicitados?

Registrar. Anotar todos los detalles, incluyendo las capturas de pantalla que puedan servir de prueba. Los datos clave para retener son: desde qué número se comunicaron, en nombre de qué empresa, ofrecimiento, día y a qué hora.

Bloquear. Todos los celulares tienen la opción de ingresar ciertos números a un listado para que el aparato rechace automáticamente cualquier nueva llamada o SMS. Lo mismo se puede hacer en WhatsApp. Así, ante cada comunicación no deseada, tomarse el trabajo de «bloquear» así el número garantiza que al menos desde esas líneas nadie volverá a molestar.

Denunciar. Por último, resta ingresar en la web del Registro Nacional No Llame para denunciar a la empresa que violó la ley. Eso se logra haciendo clic en “Realizá una denuncia”, completando un formulario con todos los detalles y luego confirmando el reclamo a través de un enlace que llega por email.

Las llamadas que seguirán llegando

«La inscripción en el Registro Nacional No Llame detendrá la mayoría de las llamadas de publicidad, pero no todas», se advierte en el sitio oficial. La razón es que, más allá de los posibles infractores, hay una serie de llamados y mensajes que la ley dejó exceptuados: son comunicaciones válidas y por lo tanto no es posible denunciarlas. Son las siguientes:

Campañas de bien público. Tienen como objetivo la educación y movilización social en torno a programas, temas o problemas sociales importantes. Pueden llamar a los números que están en el Registro, salvo que la campaña sea sólo una excusa con fines comerciales.

Campañas electorales. Son las que realizan los partidos políticos en la previa de las elecciones, en el marco de lo dispuesto en el Código Nacional Electoral.

Encuestas de opinión. Las organizaciones que las realizan no están alcanzadas por el Registro Nacional No Llame, salvo que directa o indirectamente se usen con un fin comercial.

Llamadas de emergencia. Son las que buscan garantizar la salud y seguridad de la población en situaciones de peligro excepcionales.

Por último, pese a estar en el Registro No Llame, los inscriptos pueden seguir recibiendo legalmente llamados y mensajes con ofertas y propuestas comerciales por parte de todas aquellas empresas con las que tienen una relación contractual vigente. Por ejemplo, la compañía que asegura actualmente el vehículo o la que brinda el servicio de Internet o de alarma monitoreada en el hogar.

Esas empresas sí pueden contactarse. Pero esto rige siempre y cuando las llamadas o mensajes se refieran al producto o servicio adquirido, y se realicen en un «horario razonable».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *