Protocolos de Género, una gran deuda que tienen los clubes de la Superliga

El caso de Jonatán Cristaldo puso en evidencia la falta de estos documentos, necesarios para casos como este. Si bien Racing terminó con un accionar correcto, lo cierto es que lo hizo de manera intuitiva, ya que el club de Avellaneda no dispone ni de área de género, ni de un Protocolo que activar en estos casos. Pero no es el único: ninguno de los cinco grandes poseen área o Protocolo vigente. «Doble Amarilla» habló con referentes feministas de esos clubes (y de algunos que ya tiene el tema institucionalizado) para tamizar el problema de fondo. ¿Negligencia, falta de interés o incapacidad de entender los tiempos que corren?

Foto del «Primer Encuentro Nacional de Género y Feminismo de Clubes», realizado en Vélez Sarsfield

 

de que la denuncia contra Jonatán Cristaldo, radicada por su exmujer, Morella Las Heras, estalló hasta que Racing tomó al decisión de correrlo de la lista de concentrados para enfrentar esta noche a Defensa y Justicia y que emitió el comunicado, pasaron varias horas. Horas que se podrían haber evitado si Racing tuviera «Protocolo de género». Ojo, no es algo que le pasa a Racing sólo. La gran mayoría de los clubes de la Superliga carecen de área de género y de Protocolos de género para accionar cuando situaciones así se presentan.

«Doble Amarilla» se dispuso a hacer un relevamiento, hablando con las representantes de la mujer y de las áreas de género de los clubes (los que las tienen) para conocer un poco más a fondo la problemática y los motivos por los cuales muchos de los clubes (por empezar los 5 grandes) no disponen de este Protocolo. Paula Ojeda, titular del área de género de Vélez, pionera en Superliga, asegura que es importante diferencias las áreas de género de las comisiones de Mujeres: «Son otra cosa. ¿Por qué no existe la comisión de hombre? Porque hay que aislar a las mujeres para que hagan otra cosa», considera.

También, Paula, quien organizó hace poco en Vélez el «Primer Encuentro Nacional de Género y Feminismo de Clubes» opina de lo sucedido con Cristaldo: «Racing hizo lo correcto. Además no teniendo un protocolo, lo hizo de manera correcta. Lo importante es ver qué decisión toman después de cinco días» y consideró que para casos como estos «es importante la presencia de áreas y de comisiones de género«.

«Doble Amarilla» realizó tres preguntas iguales a referentes de los espacios feministas de River, Independiente, Boca, Racing y San Lorenzo y las responsables del área de género de Banfield, Lanús y Estudiantes y Gimnasia, para que opinen sobre lo sucedido, el accionar de la Academia y la importancia de los protocolos de manera transversal en todos los clubes.

Hablamos con Daniela Villani, de «Racing Feminista», Denise Gaccio (Independiente Feminista), Lucía Peralta (River Feminista), Florencia Gastaminza (Secretaría de Género desvinculada de la peña «Lxs Xeneizes» de La Plata), Nuria Escobar («La Soriano» de San Lorenzo y actual candidata a integrar la CD en las elecciones venideras por el oficialismo).

También, tenemos el testimonio de las responsables de las áreas dónde el tema ya está institucionalizado, como Maia Moreira, responsable del área de género de club Lanús, que está enmarcada dentro del área de Derechos Humanos del Granate, Analia Gavio, al frente del área de Género en Banfield y Paula Aberastegui, de la Subsecretaría de Género y Diversidad de Estudiantes de La Plata.

DA: ¿Cómo están preparados los clubes para casos como el de Cristaldo?
DV: Por mucho tiempo las situaciones de abuso o de violencia se consideraban del ámbito privado y se ignoraban, se callaban o incluso se escondían.  Algunos clubes fueron entendiendo su responsabilidad social y las demandas del contexto en el que están inmersos, y empezaron a trabajar con áreas, comisiones o secretarías especialmente orientadas a género y lucha contra la violencia y a elaborar de la mano de estos espacios protocolos y acciones concretas. La gran mayoría, frente a estas situaciones, no tiene herramientas, personal capacitado ni reglamentaciones o normativas para dar respuesta de forma inmediata.

DG: Los clubes no están preparados para un caso así. Existen apoyos externos, que son los grupos feministas que se formaron alrededor de todo lo que es el fútbol profesional, pero no formamos parte del club, ni tenemos un vínculo directo con el club. 

LP:  Es muy importante que haya protocolo. En este caso, el protocolo se está aplicando porque la violencia ya estuvo. Estaría bueno que esté antes, que no sea algo sobre la marcha. En River no hay un protocolo, ni un área con perspectiva de género, si área de Mujeres. Se hacen con pequeñas acciones, ver cómo podemos ir a las exigencias, repudios, y nos basamos en eso. Al estar afuera podemos generar ciertos repudios, que estando adentro es más difícil.

FG: Boca no cuenta con protocolo contra la violencia de género, ni áreas de genero. Recién este año y porque hay elecciones, el oficialismo recién ahora intentó manifestar su interés por las mujeres, pero es un claro oportunismo político. No hay voluntad política para trabajar en esa perspectiva. Anunciaron un área de genero que no existe y establecieron un grupo de mujeres que se llama “Mujeres Xeneizes” que desarrolla los eventos ligados a las mujeres en el club. En estos eventos no hay perspectiva de género transversal. Reproducen las prácticas y discursos patriarcales, como armar una charla destinada a la “Mujer y su Familia”.

NE: Los clubes no están preparados, para abordar casos como el de Cristaldo y otros. No hay un accionar definido, discutido, aprobado e implementado. Hace muy poco Rosario Central se sumó a los otros clubes que ya tenían aprobado el protocolo. Tuvieron una situación con Tobio cuando aún no tenían el Protocolo: lo separaron del plantel y le impusieron una multa que sirvió para armar capacitaciones.

MM: Los clubes no están preparados. Estamos intentando institucionalizar un área de género en los clubes, que pueden ser aparte o estar integrada a otra área. Lanús trabaja sobre un protocolo, que es ideal que se trabaje en conjunto con el Estatuto de los clubes, pero que apuntamos a que este vigente desde el próximo año. El ejemplo es el de Ferro, que es un club pionero, Vélez y Central. Creo que en realidad, los clubes todavía tienen cierta resistencia, como si fueran ajenos a la sociedad en la que viven, es sabido que cuesta mucho que esta problemática se haga visible, aunque es muy palpable. No están preparados, peor sí hay un montón de mujeres que tomamos la iniciativa y que sabemos que no iremos hacia atrás, que no es sólo hacer valer nuestros derechos como mujeres y disidencias, si no también tratar de ir deconstruyendo y capacitándonos. Brindar herramientas para intentar construir un club más justo e igualitarios, en busca de construir mejores clubes, que son microsociedades. 

AG: En particular, en Banfield, tuvimos una situación a fines del año pasado con una periodista partidaria y un fotógrafo, a raíz de eso surgió el movimiento de “Periodistas Unidas”. Desde el área de género citamos a Luana Mosquera y en su momento hablamos LucíaBarbuto y yo con ella. Yo soy abogada además. La Justicia en aquel momento dictó una perimetral. Desde el área de genero, la violencia de género es una cuestión social, es un DDHH de la mujer vivir sin violencia. Nunca nos pasó hasta ahora.

PA: Hace años venimos trabajando en la prevención con talleres para jugadores que cursan el bachillerato y deportistas en general, lo cual es fundamental, más allá de las herramientas concretas para el abordaje de las situaciones de violencia. Sobre el accionar de otras instituciones no emitimos juicios de valor.

DA: ¿Cómo consideran que actuó Racing?

DV: Creemos que el comunicado de Racing es superador frente a la indiferencia o el silencio. Separar a Cristaldo, comprometerse a elaborar un protocolo de actuación en casos de violencia de género, y realizar jornadas de sensibilización con futbolistas, niños y niñas de las actividades del club es un paso para lograr un club más justo y libre de violencia.
Creemos indispensable garantizar la plena implementación de estas iniciativas, sumadas a otras, como por ejemplo la formación del personal de todos los ámbitos del club, de quienes integran los medios partidarios y de quienes conforman la comisión directiva, junto con la creación de áreas específicas con personal capacitado para llevar adelante el seguimiento de estas problemáticas.

DG: Salieron a actuar las chicas de «Racing Feministas». De hecho, el club apenas salió todo, dijo que estaba citado para el partido. En primera instancia, lo habían dejado. 

LP: Ahora Racing dentro de Todo, si bien no tenía un protocolo reaccionó medianamente rápido. No es la primera vez que pasa con un jugador de fútbol, con la categoría que sea y del país que sea.

FG: Estos casos están siendo pioneros. Racing está siendo pionera en que haya una respuesta institucional a una problemática social violenta que existen en los clubes. Históricamente aparecieron los jugadores como intocables y eso tiene que ver con el fútbol como organizador de una masculinidad hegemónica y refugio de todas las prácticas machistas, misóginas, homofóbicas y transodiantes. El fútbol siempre quedó impune. Lo que hizo Racing es un puntapié inicial y va a poner en agenda estos temas y generar las condiciones para que los clubes empiecen a atender esta problemática.

NE: Esto es una situación grave y es importante que se vea. No se puede hacer de cuenta que no pasó nada. Es una acusación muy seria y creo que Racing dio un paso importante, que ojalá venga acompañado de la elaboración de un protocolo. Se necesitan lineamientos para que eso se pueda laburar de acuerdo a su protocolo.

MM: Tengo entendido que sacó un comunicado y apartó al jugador 5 días, algo de eso leí. Creo que Racing actúo de esta forma por el revuelo que se generó. Me parece apropiado, pero insuficiente. Ante un factor que estalla, reaccionar siempre es importante, pero hay que pensar porque no se capacita a los jugadores de fútbol para que esto no suceda. No es la primera vez que sucede, tampoco en Racing. No sé que tan significativo es para el jugador una suspensión de cinco días. Racing como todos los clubes tenemos un gran problema: una cosa son los clubes de fútbol y el negocio, y otros los clubes sociales que queremos construir. Hay una gran tensión entre ambas cuestiones. Ahí, en el medio de esa tensión, Racing se manejó de una forma aceptable. Veremos que sucede, del dicho al hecho. 

AG: Es una manera de actuar correcta. La cuestión de violencia de género no es una cuestión de vida privada. El estado le dio estatus constitucional a la obligación de erradicar la violencia de género. La corresponsabilidad es de todos. Haber tomado esa decisión es fijar un precedente. Algo que con Lautaro Acosta no pasó, por ejemplo, en aquel momento el club se llamó a silencio y debe haber un montón de los cuales no nos enteramos.

PA: Sobre el accionar de otras instituciones no emitimos juicios de valor. 

DA: ¿Si es necesario un protocolo de género que atraviese todas las categorías y también el fútbol femenino?

DV: El protocolo es necesario en los clubes sin distinción de áreas, actividades ni ámbito de pertenencia de las personas que forman parte de los mismos. Su función es intervenir dando respuesta a acontecimientos y demandas de la vida social e institucional, en diálogo con la normativa vigente, los estatutos y tribunales de conducta, por eso se deberían aplicar por igual a todos los espacios. No tiene sentido una presentación por sectores, la elaboración supone un compromiso que tranquilamente puede llevarse adelante de manera integral y no implica una mayor carga de trabajo concebirlo de esta forma, si no, incluso, todo lo contrario.

DG: Es súper importante que los clubes tengan un protocolo de género. Nosotras lo estamos creando en Independiente y cada movimiento en cada club. Estaría bueno unificar y hacer uno en general y elevarlo a los clubes que no tienen uno activo.

LP: Los clubes no dejan de ser clubes sociales, en la que la disciplina que se destacan es el fútbol masculino. Son clubes sociales, en los que la gente tiene vida activa dentro del club y pasan cosas. No sólo en el fútbol masculino. Eso se le va a exigir en el Instituto River y en otros colegios. Las nuevas generaciones son las que tienen el cambio, y muchos de los chicos que participan en el colegio son los chicos de las inferiores, se tiene que elaborar sí. Nuestro enfoque está más que nada en el club. Vamos de a poco, por partes, y ojalá el día de mañana todo River tenga un protocolo de género.

FG:  Un protocolo de género tiene ser transversal a la institución en su totalidad. Tiene que contemplar los trabajadores, los empleados y los dirigentes de todas las disciplinas y acompañado por área de genero institucionalizada y con presupuesto, con gente que tenga formación en género. No alcanza con ser mujer, hay mujeres patriarcales. Es necesario que los clubes tengan un equipo interdisciplinario para poder dar respuesta. Hay que hacer un gran trabajo para que puedan generar espacios para reflexionar todos los sentidos violentos que reproducimos, cuando la ley y el protocolo quedan insuficientes si no hay actores sociales que las tomen como bandera.

NE: Todos los clubes deben tenerlo, como dije antes. Es necesario que hable de socios, hinchas, dirigentes, profesionales del club, en el que entran los jugadores. Como actuar ante denuncias de cualquiera y debe ser integral y debe abordar otras cuestiones, no sólo separar a alguien del espacio. Hay que tener en cuenta la capacitación, hay muchos comportamientos que el fútbol naturaliza, en chistes, en canciones, fuera y dentro de la cancha. No condenar eso es reproducir la violencia que sufrimos todas las mujeres. Es necesario, y debe ser transversal a la totalidad del club.

MM: Sí, es necesario y que atraviese todas las actividades y todos los espacios que existen en los clubes. Esto no sucede sólo en el fútbol, es una problemática de la coyuntura actual que necesita ser visibilizada. El protocolo tendría que estar en todos los clubes, atravesando todas las áreas de los clubes, no sólo los lugares dónde se practican deportes. Los clubes son polideológicos y policlasistas, hay que usar la política como una herramienta de transformación, no sólo tenemos que atender las cuestiones que se vinculan al fútbol, que es donde está el dinero, si no que pensar en algo más del fútbol, siendo que es el deporte que más veo y que me apasiona. No alcanza con que los clubes sólo atiendan esta cuestión en el fútbol, si se hace desde AFA y/o Superliga, debe hacerse de manera transversal y con mujeres al frente de esas áreas. Hoy los clubes no tienen una mirada de género, sólo el 6% de los cargos en las Comisiones Directivas son de mujeres. Eso también hay que cambiarlo. 

AG: El área de genero atraviesa todas las actividades. Nosotros no sólo hacemos talleres con el género masculino, también con otras actividades y de ambos sexos. Este año, en noviembre, estuvimos haciéndolo con los colegios, con los dos últimos años de la Primera y con el Secundario completo. No sólo la violencia de género, sino todo tipo de violencias, como Grooming.

PA: Nosotras consideramos que todas las instituciones culturales y deportivas deberían contar con un protocolo de actuación para garantizar el adecuado tratamiento de las situaciones de violencia de género que de alguna manera impacten en la institución.
En Estudiantes, desde la Subsecretaría de género y diversidad, venimos trabajando hace tiempo en la elaboración de dos protocolos, uno para el caso de violencia contra niños, niñas y adolescentes, y otro para cuando se trata de mujeres e identidades disidentes, mayores de edad.