Racing le ganó el clásico a Independiente por un penal insólito en la última jugada

Cuando el clásico de Avellaneda se moría sin goles, Vigliano sancionó una falta inexistente dentro del área y Copetti puso el 1-0 agónico.

 

 

En la etapa complementaria, esa tendencia se mantuvo. Los dos intentaron lastimarse pero expusieron más ganas que claridad y argumentos. Bajo esa órbita, un hecho destacado y preocupante tuvo lugar mientras se promediaba ese período final, cuando el mediocampista de Independiente Lucas González debió ser retirado con cuello ortopédico y en ambulancia.

Posteriormente, en la recta final del partido, Racing adelantó líneas y estuvo más cerca que nunca de encontrar la anhelada diferencia para quedarse con los tres puntos ante un Independiente que fue decayendo progresivamente. Así fue como, en la última jugada, Mauro Vigliano sancionó un penal inexistente y Enzo Copetti puso el 1-0 agónico para el local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.