Rusia defiende a su vacuna de las críticas y las atribuye a la competencia global

Son varios los países que expresaron dudas sobre su eficacia, ya que fue registrada sin completar todas las fases establecidas en los protocolos de desarrollos internacionales.

El ministro de Salud ruso, Mijail Murashko, dijo hoy que las críticas a la Sputnik V, la vacuna desarrollada por centros de investigación rusos contra el coronavirus, son «absolutamente infundadas» y las atribuyó a la «competencia» en el mercado internacional por dar con el fármaco que frene la pandemia.

Ayer desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta el Gobierno de Estados Unidos -dos actores rivales en esta pandemia- pusieron en duda la efectividad de esta vacuna, que se registró aún sin cumplir todas las fases establecidas en los protocolos de desarrollos internacionales.

«Colegas extranjeros, que aparentemente sienten cierta competencia ante las ventajas competitivas del fármaco ruso, tratan de expresar algunas opiniones que, a nuestro parecer, son absolutamente infundadas», dijo Murashko en declaraciones a la prensa reproducidas por la agencia de noticias Sputnik.

Son varios los países que expresaron su desconfianza sobre la Sputnik V, ya que fue registrada sin completar los ensayos de la denominada «fase tres», una etapa de ensayos clínicos en las que se evalúa a un alto número de voluntarios.

«Antes de que todos los ensayos clínicos estén completados, el uso de vacunas es como la caja de Pandora y, por tanto, potencialmente peligroso», advirtió hoy el vocero del Ministerio de Salud de Irán, Kianush Jahanpur, en Twitter.

También el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, se mostró escéptico con respecto a la eficacia del medicamento ruso, y sostuvo como principal argumento la falta de transparencia por parte de las autoridades rusas.

EL ANUNCIO

El presidente ruso, Valdimir Putin, anunció ayer que el país había registrado la vacuna desarrollada por el centro de investigación Gamaleya y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI), la primera en todo el mundo.

Se trata de una vacuna de doble dosis que genera «una inmunidad duradera» que «se preservará hasta dos años», según explicó Putin.

El anuncio se produjo en medio de una febril carrera global para liderar la batalla contra la pandemia, que ya produjo más de 20 millones de contagios y 740.000 muertes en todo el mundo, una carrera que libran las principales potencias -Estados Unidos, China, Reino Unido, Rusia, Alemania- y cuyo resultado se espera que tendrá profundos efectos sobre la geopolítica y la hegemonía mundial.

Las autoridades rusas calculan que podrían producir unas 500 millones de dosis anualmente y sopesan ya varios países para iniciar la producción en masa, específicamente en América Latina.

El RFPI ya recibió solicitudes de más de 20 países para adquirir 1.000 millones de dosis de la Sputnik V, si bien el organismo ruso aclaró que su exportación dependerá de «la aprobación de la vacuna en distintos países, así como de las capacidades de la producción»

(Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *