Un corazón solidario en la Plaza San Martín

La propuesta nació de alumnos de la EEST Nº 1 y de una vecina pringlense, Claudia Pinedo, y tiene como objetivo juntar tapitas plásticas para la Fundación del Hospital Garrahan.

La cálida mañana del lunes acompañó esta hermosa y noble iniciativa solidaria que busca ser un eslabón más de la cadena que ayuda, de muchas maneras, a niños de todo el país a través de la Fundación del Hospital Garrahan, de la Ciudad de Buenos Aires.

Ángela Bohn, Directora de Medio Ambiente y Espacio Público, dio apertura al evento que dejó oficialmente habilitado el corazón construido para que la comunidad deposite las tapitas plásticas de botellas de gaseosas y jugos. Se trata de una estructura metálica que se encuentra ubicada a un costado del Eco Punto de la Plaza San Martín.

La funcionaria destacó que “este proyecto de la Escuela Técnica marca el rumbo que tiene la institución en su aporte solidario para Pringles” destacando: “la iniciativa de los chicos que muestra que tenemos una juventud en Pringles que va para adelante”.

Verónica Bettiga, Directora de la Escuela de Educación Secundaria Técnica Nº 1, relató que “por Facebook vieron la propuesta y Claudia Pinedo se presentó en la Escuela solicitando ayuda, le dijimos que sí, y a media mañana los chicos de 6º nos solicitaron hacer el proyecto del corazón. Hicieron los planos, convocaron al Prof. Víctor Blanc y así comenzó el trabajo en forma colaborativa con Claudia”.

“La meta que nos propusimos con los chicos fue de realizarlo lo más rápido posible”, señaló el Profesor Blanc porque queríamos presentarlo dentro de la exposición que teníamos en la escuela, por lo que le dedicamos la mayor cantidad de horas posibles”.

Blanc agradeció a Mario Fiore, Almacén Colón, Saul Etchart y particulares que colaboraron con diversos materiales que hicieron posible la realización del corazón.

Santiago Suárez, uno de los alumnos participantes del proyecto, fue quien comentó a sus compañeros la idea que luego fue presentada a la Dirección de la escuela. A lo dicho por Bettiga y Blanc, Santiago agregó que también solicitaron la ayuda de otro profesor de taller para la elaboración del plano. Los alumnos que participaron en la construcción del corazón para las tapitas fueron: Alexia Álvarez, Irina Leoncaballo, Camila Almeida, Facundo Hippener, Braian Ibarra y Santiago Suárez.

Por su parte, Claudia Pinedo, muy emocionada, agradeció a todos los que formaron parte del proyecto y expresó que “es algo que me llena el alma” e invitó a “colocar las tapitas sin bolsas. Con esto ayudamos a un montón de chicos”.

Mariano Socorro, Director de Relaciones Comunitarias e Institucionales de la comuna, agradeció a todos los involucrados en el proyecto destacando que “cuando podemos articular acciones entre comunidad, instituciones y municipio, se generan actos positivos”. Socorro, agradeciendo la labor de los alumnos de la Escuela Técnica, hizo hincapié en “el potencial de nuestra juventud y es nuestro compromiso estar más cerca de ustedes con la obligación de generar espacios de escucha a sus propuestas”.