Una beba se tragó un vidrio y tuvo que ser asistida

Minutos antes de las 16hs un llamado al 911 alertó sobre un incidente casero, en Viamonte al 2700. Allí indicaban que una beba de 11 meses se había tragado un vidrio.

Al llegar la asistencia los parientes de la menor aseguraron que la niña se había tragado una parte del vidrio de un reloj de pulsera. 

Inmediatamente se decidió su traslado al Hospital Municipal para que continúen con su monitoreo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *