​​Cómo son las «vacunas vegetales» y cuándo podrían estar disponibles

Se trata de un desarrollo de la compañía canadiense Medicago en asociación con la británica GlaxoSmithKline, que se probará en 30 mil voluntarios de distintos países, entre ellos Argentina.

En la actualidad, todas las vacunas aprobadas contra el Covid-19 se testearon en animales en su fase previa a las pruebas en humanos, es decir, desde su inicio hasta las pruebas que garantizaron su seguridad. Esto generó el rechazo de sectores referentes del vegetarianismo y veganismo. En ese sentido, el desarrollo de una vacuna a base de plantas generó expectativas en estos sectores.

Vacuna vegetal
Vacuna vegetal

Guillermo Docena, investigador del CONICET que trabaja en el desarrollo de la vacuna nacional contra el Covid-19, aclaró que “ninguna de las vacunas actuales tienen ingredientes de origen animal, más allá de que pueda haber algún excipiente que sí lo tenga”.

Las pruebas en animales se hacen solo “cuando es estrictamente necesario, en casos en los que determinadas patologías, como la infección del coronavirus, se pueden reproducir en los animales”.

Vacuna vegetal contra el coronavirus

En ese contexto, el desarrollo de la compañía canadiense Medicago en asociación con la británica GlaxoSmithKline generó interés de parte de sectores que se orientan por lo natural.

La tecnología se conoce como Virus Like Particules, que en español se traduce como “Partículas similares al virus”: se trata de utilizar partículas que se asemejen al virus pero que no lo sean, es decir, que no son infecciosas.

No es la primera vez que se utilizan plantas en este tipo de desarrollo. Las vacunas contra el Virus del Papiloma Humano fueron las primeras que utilizaron esta plataforma y la compañía Medicago ya la aplicó en dos vacunas contra la influenza.

La fase III de este estudio se probará en 30 mil participantes distribuidos en Canadá, Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Argentina, donde son alrededor de cinco mil voluntarios.

Cuándo estaría disponible la vacuna vegetal

“Es una producción muy sencilla y para principios de septiembre o mediados de agosto se podría tener un resultado con eficacia que permita la producción de emergencia y la producción de la vacuna”.

Las expectativas son altísimas porque es una vacuna con una plataforma que parece ser muy segura, hay que probarla en fase III y parece ser altamente potente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.