Lugares y objetos que se auto-desinfectan: la “asombrosa” eficacia de la nanotecnología

Tras la pandemia la gente demanda disfrutar de los placeres del turismo y del entretenimiento. Pero la seguridad e higiene son la preocupación fundamental.

Aunque parezca ciencia ficción, en los más importantes hoteles y casinos internacionales ya es una realidad. Y aún más, es el nuevo estándar en bioseguridad e higiene para el regreso a la normalidad tras la pandemia covid-19. Las principales superficies de contacto están revestidas con una capa antimicrobiana, de probada eficacia contra las bacterias más peligrosas, hongos infecciosos e incluso coronavirus.

No se trata de los habituales desinfectantes, cuyo efecto es acotado en el tiempo y cuyos olores suelen conspirar contra la elegancia y la hospitalidad. Las nanotecnologías antimicrobianas permiten el tratamiento tanto de superficies rígidas como de telas, colchones, cortinados y almohadones, de manera que forman una capa biocida que no se ve ni se siente, pero que elimina a los microorganismos patógenos más peligrosos por mero contacto físico, sin acción química ni toxicidad para el ambiente y las personas.

Nanotecnología antimicrobiana
Limpieza

Otra característica notable es que esta capa protectora autodesinfectante mantiene su eficacia biocida resistiendo múltiples ciclos de lavado y de limpieza, llegando en algunos casos a mantenerla por más de un año con una única aplicación.

No es casual que la nanotecnología se encuentre hoy en el top five de las industrias con mayor crecimiento en el mundo.

El factor ecológico

Los recubrimientos nanotecnológicos utilizables en el área de turismo, además, vienen a reemplazar a productos derivados de petróleo, que como tales implican procesos contaminantes tanto en su elaboración como en su uso.

Esta característica ecológica de los nanomateriales los hace muy amigables frente a públicos consumidores cada vez más exigentes como el europeo. Para los cuales la sustentabilidad y el cuidado del medioambiente se han convertido en los últimos años en valores fundamentales. Los hoteleros dedicados al turismo internacional conocen desde hace tiempo la creciente atención que prestan sus clientes a estos aspectos en cada destino que visitan, y saben que el respeto y el cuidado ambiental son valores que deben tener en cuenta si quieren seguir siendo elegidos. Si los desinfectantes químicos, por ejemplo, “son el pasado” en materia de cuidado ambiental, la incorporación de nanomateriales será una carrera que toda la industria de la hospitalidad deberá correr.

Ambientes más saludables

Otra aplicación sorprendente de los revestimientos nanotecnológicos es la desinfección de los sistemas de aire acondicionado. Aplicando una película del material sobre los filtros del split es posible mantener bajo control la cantidad de bacterias y virus.

Su aplicación en el gaming

En muchos lugares del Primer Mundo se está requiriendo, por ejemplo, la vacunación anti-covid-19 para ingresar en cines, teatros, bares, museos, espacios públicos y hasta en los casinos.

En Argentina, por ejemplo los casinos y bingos presentaron exigentes protocolos sanitarios para volver a abrir. Allí, si bien no se especifica en ellos el uso de nanotecnología antimicrobiana, lo cierto es que esta puede ser fundamental para optimizar muchas de las medidas que serán obligatorias, como la desinfección periódica de fichas, la plastificación de cartas para poder desinfectarlas a menudo, o la limpieza permanente de las superficies.

Las nanotecnologías antimicrobianas han llegado para quedarse. En esta reapertura del sector turístico y del entretenimiento tras la pandemia, más que una simple novedad, parecen destinadas a ser el nuevo estándar para vivir más seguros y en ambientes más sanos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.