A través de una reforma histórica, el Papa Francisco avanza hacia una mayor apertura hacia las mujeres

En una reforma de los «ministerios laicales», el Papa ha modificado el Código de Derecho Canónico para admitir a las mujeres a los ministerios de lectorado y acolitado.

De esta manera realza el valor del «sacerdocio real recibido en el Bautismo», que poseen todos los fieles con independencia de su sexo.

El Santo Padre ha firmado la carta apostólica «El Espíritu del Señor», para subrayar la relación de los ministerios laicales con el bautismo.

El alcance de la reforma consiste en elevar a norma para las mujeres lo que hasta ahora era permitido solo como excepción por necesidades pastorales.

El cambio consiste en eliminar la segunda palabra, que era «varones», por lo que ahora queda: «Los laicos que tengan la edad y condiciones determinadas por decreto de la Conferencia Episcopal, pueden ser llamados para el ministerio estable de lector y acólito. Sin embargo, la colación de esos ministerios no les da derecho a ser sustentados o remunerados por la Iglesia».

Algunas de sus funciones consisten en «ejercitar el ministerio de la palabra, presidir las oraciones litúrgicas, administrar el bautismo y dar la sagrada Comunión.

En la práctica, estas funciones estaban ya delegadas en fieles laicos, hombres y mujeres, por lo que el cambio consiste en un refuerzo de la responsabilidad oficial de los laicos.

Fuente 0291 y abc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.