Bases, laboratorios y campamentos del Sector Antártico Argentino

En los Laboratorios Antárticos Multidisciplinarios, profesionales de distintas áreas obtienen y remiten datos de los diferentes proyectos científicos que dirige el Instituto Antártico Argentino.

El Sector Antártico Argentino abarca más de 1.461.000 kilómetros cuadrados. El país reivindica soberanía sobre la totalidad de este espacio, que se extiende sobre tierra firme en un 66%, el equivalente aproximado a lo que ocuparían tres provincias de Buenos Aires.

El reclamo nacional se sostiene sobre la base de argumentos como la herencia histórica de España, la continuidad geológica, el desarrollo de larga data de actividad científica y, entre los más importantes, el emplazamiento de bases y su ocupación permanente.

La Argentina administra siete de estas estaciones de modo continuo y otras seis de manera temporaria, es decir, solamente durante el verano. De las 13, dos operan bajo la órbita de la Cancillería, mientras que el Ministerio de Defensa conduce las demás.

Las dos primeras son la base permanente Carlini y la temporaria Brown. Las once restantes incluyen las permanentes Orcadas, Marambio, Esperanza, San Martín, Belgrano II, Petrel así como las temporarias Melchior, Decepción, Cámara, Primavera y Matienzo.

En torno a las estaciones permanentes funcionan los Laboratorios Antárticos Multidisciplinarios (LAMs), donde profesionales de distintas áreas obtienen y remiten datos de los diferentes proyectos científicos que dirige el Instituto Antártico Argentino (IAA).

Entre otras tareas, los LAMs registran datos sismológicos que contribuyen a redes mundiales de monitoreo, así como datos geomagnéticos y de la Alta Atmósfera que permiten predecir fenómenos solares, como aquellos que perjudican los sistemas de posicionamiento global o “GPS”.

Todos los años, se abre una convocatoria para sumar personal a los laboratorios. Las personas interesadas deben atravesar una serie de rigurosos exámenes que determinan si podrán participar de una permanencia de unos trece meses en territorio antártico.

Las labores que se realizan en los campamentos se asocian con la geología, paleontología y glaciología. Para su desempeño, además de las carpas resultan clave los generadores eléctricos, el instrumental científico, los equipos de comunicación y por sobre todo, los víveres.

El éxito de las actividades en el continente blanco depende tanto de la correcta provisión de víveres como de la capacidad de los medios de transporte, los que deben circular en un medio hostil. Para ello, la Argentina dispone de una fuerza conjunta antártica que actualmente encabeza el Comando Conjunto Antártico.

Fuente: Filo.News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.