Buscan declarar Monumento Histórico Provincial al “Faro Claromecó”

Lo hizo el diputado provincial Emiliano Balbín a través de un proyecto de Ley.

A través de dos iniciativas parlamentarias, el diputado de Juntos, Emiliano Balbín, busca declarar Monumento Histórico Provincial al “Faro Claromecó”, por su envergadura e historia concerniente a la guerra de las Islas Malvinas; y de interés legislativo el centésimo aniversario del mismo, que se producirá en octubre de este año.

En el proyecto de Ley se prevé además entregar el “Diploma de Honor al Valor o Arrojo”, en los términos del Artículo 7 de la Ley 14.622 de la provincia de Buenos Aires, por su labor desde el Faro Claromecó intercediendo en las comunicaciones militares inglesas, consiguiendo de esta manera información para el Ejército Argentino, a los claromequenses Omar Ángel López Cabañas (Post Mortem); Carlos Ernesto Bancur; Susana Ferrando (Post Mortem); y Hugo Cortes.

Para la presentación, el legislador trabajó en conjunto con el concejal Carlos Ávila, el consejero escolar Lucas Brítez, y todo el bloque de concejales de Juntos de Tres Arroyos.

El Faro y su historia

Este faro se encuentra en el Partido de Tres Arroyos, próximo a la desembocadura del arroyo Claromecó, y está ubicado en el balneario homónimo. Su construcción obedeció a la necesidad de tratar de evitar que los buques se aproximen a los bancos arenosos típicos de la zona, y que dificultan la navegación costera. Por ello, el faro puede visualizarse a una distancia de 25,9 millas náuticas de la costa.

“Lo que destaca a este Faro más allá de su construcción y de ser uno de los más altos de latinoamérica, es su rica historia con la guerra de Malvinas”, señaló Balbín en los fundamentos de su iniciativa, y agregó: “durante la Guerra (de Malvinas), el pueblo se vio revolucionado, y el Faro de Claromecó fue sede de una ambiciosa e impensable operación de espionaje contra las fuerzas armadas británicas. Y no por parte de un grupo adiestrado ni por comandos militares, sino que la tarea estuvo a cargo de un grupo de vecinos y un radioaficionado”.

“Omar Ángel López Cabañas era un apasionado de su actividad como radioaficionado, con una notable capacidad que supo complementarla con una fuerte dosis de patriotismo durante los setenta y seis (76) días en los que permaneció atento -junto a dos amigos- rastreando en toda frecuencia posible al enemigo inglés, desde el faro de Claromecó”, señaló Balbín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.