Denuncian otro caso de homofobia en un boliche bahiense

La situación fue viralizada a través de las redes sociales.

Muchas veces criticamos el uso de Internet, pero (más en este último tiempo) sirvió y sirve para contar situaciones, agradables y no tanto, de lo que nos pasa a diario. Y sin dudas los locales bailables no han sido la excepción.

Desde la forma en la que visten hasta si los ven dándose un beso, las personas auto declaradas como homosexuales o bisexuales han sido el foco de ataques de odio que culmina con expulsarlos del boliche o bar donde asisten.

Este fin de semana, un joven expuso lo que vivió en un local nocturno ubicado en calle San Juan 651.

Según narra, el sábado 18 salió a bailar con su novia y amigos/as. Cerca de las 4 de la madrugada, «mientras hacia la fila para ingresar al cubículo en donde está el inodoro, la persona que estaba atrás mío me preguntó si yo conocía al que estaba adentro, ya que estaba tardando demasiado», a lo cual respondió que «no sabía quien estaba».

El chico comenta que golpeó la puerta y, al no tener respuesta, intentó abrirla pero «noté que algo/alguien estaba trabándola desde adentro«. Ante la incógnita de que pudiera haber adentro una persona desmayada, «salté y me asomé por sobre la puerta y vi que había una pareja homosexual besándose«.

«Lo que ocurrió después fue un claro escenario de violencia homofóbica por parte del seguridad» del boliche, asegura.

Y explicó que «el patova interviene muy violentamente abriendo de un patadón la puerta del cubículo cual allanamiento y veo como intenta tomar por el cuello a uno de ellos«. Asevera que era un «tipo de treinta y pico no uniformado, imposible de identificar como seguridad» pero que luego se confirmó que cumplía ese servicio.

Ante la inesperada reacción del guardia, quien viraliza la situación dice que «lo primero que me salió fue meterme en el medio, con las manos levantadas, para intervenir, ya que la medida era exageradamente violenta e injusta y actuó así por el simple hecho de que eran homosexuales«.

El joven manifiesta que hace visible esto para que «los responsables de lo que me pasó no son impunes y para pedir que la Comisión del local nocturno se haga cargo». Por último pide que «cuando vean algo así, saquen fotos, filmen o intervengan de algún modo».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.