Caso Fernán Mirás: qué es un aneurisma cerebral, cómo detectarlo y prevenirlo

El actor Fernán Mirán fue diagnosticado el jueves de la semana pasada con un aneurisma. Uno de los accidentes cardiovasculares más comunes y peligrosos, del cual tan solo el 50% de quienes lo padecen sobrevive.

Desde la semana pasada la noticia de que el actor de 52 años se encontraba internado en el Sanatorio de los Arcos sorprendió.

A las pocas horas pudo conocerse que el actor había sufrido una aneurisma. El doctor Conrado Estol, especialista en neurología, explicó de que se trata este accidente cerebrovascular que afecta a las personas de entre 35 y 65 años de edad. 

“La aneurisma es parte del accidente cerebrovascular, 5% de los accidentes cerebrovasculares se deben a esto. Es la dilatación de una arteria, mucha gente la tiene y nunca se rompe”, comenzó explicando. Y continúo: “Un millón de argentinos probablemente tienen neurismas pero se rompen una minoría, unos 4 mil por año. Es un problema potencialmente muy grave. Te diría que casi el 20% de las personas muere antes de llegar a un hospital y la mortalidad es del 50%”.

En relación a la posibilidad de poder prevenirlo, indicó que aquellas personas que llevan una vida sana sin fumar o tomar alcohol tienen menos probabilidades de que se produzca esta falla. Además, si es conocido por la persona que un familiar directo sufrió una aneurisma, es necesario que se realicen chequeos médicos anuales para poder prevenirla.

Los síntomas de una aneurisma son dolores de cabeza “fuertísimos”, peores que los de una migraña. “Muchas veces se le hace el diagnóstico en la guardia y se la medica sin darse cuenta que tuvo una ruptura de una aneurisma”, expresó el doctor Conrado. Y agregó, “pero las fotos ya sea de una radiografía o tomografía computada muestran la sangre y se confirma la aneurisma”.

Luego de esto debe llevarse adelante un cateterismo para conocer bien la arteria en la que se produjo la ruptura. Luego se tapa, con alambres o distintas sustancias para cerrar la abertura.

Las secuelas de las personas que llegan a recuperarse de una aneurisma son las mismas que en las de un ACV, parálisis del cuerpo, pérdida del lenguaje o habla y ahí es cuando viene la rehabilitación neurológica, que es sumamente útil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.