Cómo cuidar tus órganos, tu cuerpo

(por Prof. Fernando “Cocó” Maineri)

Aunque el cuerpo es un complejo sistema biológico donde cada elemento cumple una importante misión y se interrelaciona con las demás, en el organismo destacan seis órganos vitales que hay que mantener en forma para disfrutar de buena salud.

Corazón: haz deporte un mínimo de 3 veces por semana para mantener el corazón activo y sano. Por otra parte, conviene introducir en la dieta aceites de onagra o prímula, además de ingerir diariamente suficientes vitaminas del grupo B y E. El ajo, rico en alicina, es un alimento complementario excelente para la salud cardiovascular.

Cerebro: hay una planta medicinal que es capaz por si sola de alejar el fantasma de la pérdida de memoria y del deterioro de tus neuronas: el ginkgo. No solo mejora las capacidades mentales, sino que actúa contra la depresión y el abatimiento, a la vez que activa poderosamente la circulación sanguínea del cerebro y las extremidades.

Hígado: es el filtro desintoxicador natural del cuerpo. El buen cuidado del hígado pasa por procurarse una dieta sin productos tóxicos (alcohol, grasas saturadas, aditivos, determinados medicamentos, ) además, la decocción de las semillas del cardo marino, ricas en silimarina, es uno de los mejores regeneradores naturales de la célula hepática. Se preparan en tisana y se toman entre dos tazas diarias.

Intestino: si te falla el intestino, estas perdido. Una dieta rica en fibra (frutas, verduras, cereales integrales) y en probióticos (kéfir, yogur, alimentos fermentados y oligofructosa) favorece el equilibrio de la flora intestinal y el buen estado de las mucosas de sus paredes.

Por otra parte, las semillas de lino protegen la mucosa intestinal.

Inmunidad: el sistema inmunitario sirve al organismo para defenderse de las invasiones de gérmenes patógenos y de las degeneraciones celulares.

Los antioxidantes (vitaminas A y E, selenio y resveratol, sustancia presente en las uvas), el extracto de equinacea y los ácidos grasos omega 3 son buenos amigos del sistema inmunitario.

Sistema óseo: el ejercicio físico también es clave aquí. Además del deporte, para la osteoporosis hay que vigilar que no te falte calcio, magnesio, silicio y vitamina D.

Para las mujeres postclimatericas es muy recomendable el consumo de productos de soja o de suplementos de isoflavonas.

La inflamación de las articulaciones (artritis) halla alivio con la toma de grosellas negras, aceite de prímula y de borraja y extracto de harpagofico.

El ejercicio más peligroso al correr:

Podrías pensar que correr con mancuernas, muñequeras o tobilleras lastradas puede mejorar la forma física de nuestros músculos, pero no es tan así.

El sobrepeso que aporta a la carrera la utilización de estos lastres provoca un estrés en articulaciones como la columna lumbar, rodillas, y tobillos, además de sobrecargas en grupos musculares posturales como los trapecios.

Si realmente deseas tonificar los músculos para mejorar la carrera realiza un buen programa de fuerza y si quieres quemar más calorías es preferible que aumentes tu ritmo de carrera.

Aprende a escuchar las señales de tu cuerpo y hacé caso.

Somos una maquinaria perfecta.

Nadie podrá cuidarte mejor que vos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.