Cómo limpiar el mal olor y desinfectar el interior de las botellas reutilizables de aluminio

Las botellas reutilizables de aluminio son algunas de las opciones que podemos elegir como una opción a uso de materiales de plástico. Entre sus características se encuentran el mantenimiento durante bastante tiempo de la temperatura de la bebida embazada y también que pueden reutilizarse aportando a la disminución de plásticos contaminantes.

Suele ser común que luego de usar varias veces las botellas reutilizables de aluminio estas suelen generar olores poco agradables en su interior. Realizar una limpieza adecuada es importante para eliminar cualquier tipo de bacterias que puedan presentarse y a la vez no dañar el material.

Limpieza botellas de aluminio
Botellas

Las botellas reutilizables de aluminio son las más recomendadas para cuando queremos transportar nuestras bebidas, porque a diferencia de las de plástico tienen un mayor tiempo de durabilidad.

En primera instancia para tener una buena limpieza se debe dejar la botella con agua caliente y un poco de jabón para lavar los platos durante unos dos días. Pasado ese tiempo agitar el envase unos 30 segundos.

Por último enjuagamos la botella de aluminio con mucha agua fría hasta conseguir quitar todo el jabón de su interior y dejamos secar al sol con la tapa abierta.

Si el envase desprende mucho olor, para poder eliminarlo es necesario hacer un procedimiento de limpieza más intenso. Llenar la botella hasta la mitad con vinagre blanco y luego completar la capacidad con agua fría.

Cerramos el recipiente con la tapa, lo agitamos durante un minuto y después dejamos que la mezcla repose por una 12hs. Pasado el tiempo se vacía el contenido y lo enjuagamos con bastante agua fría.

El siguiente paso será volver a llenar la botella de aluminio con agua y dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Con un cepillo apto para superficies de aluminio frotamos el interior del recipiente con cuidado de no dañarlo.

Por último enjuagamos la botella para eliminar los restos de aluminio y dejamos que se seque. En caso de que el olor no haya desaparecido, repetimos el procedimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.