Cuándo deben refrigerarse y cuánto tiempo pueden permanecer en la heladera las sobras de comida

Si bien lo más probable es que en muchos casos se aplique el sentido común a la hora de establecer criterios respecto a la refrigeración de la comida, lo cierto es que las intoxicaciones alimentarias suelen ser más comunes de lo que se cree, y rara vez suele asociarse a la comida que consumimos en el hogar.

Para eso es importante mantener la comida a salvo, sean las sobras del almuerzo o los preparativos para una comida con familiares y amigos.

La intoxicación alimentaria, también conocida como enfermedad por los alimentos, es producto de la contaminación de los alimentos por microbios, como bacterias.

 

Y se suma otro dato que puede ser otra de las causas por las que solemos pasar por alto que los alimentos que consumimos en casa pueden estar contaminados: Dado que las bacterias no suelen cambiar el sabor, ni el olor ni la apariencia de la comida, tampoco se puede saber si es peligroso comer algo. 

Cuántos días podemos guardar la comida 

A medida que pasa el tiempo, el riesgo de intoxicación alimentaria aumenta. Por eso, aseguran que las sobras no pueden guardarse en la heladera más de tres días, o a lo sumo cuatro como máximo.

Por ese motivo, en los casos en que se crea que las sobras no podrán ser consumidas dentro de los siguientes cuatro días, lo conveniente es congelarlas de inmediato.

Claro que, siempre que exista algún tipo de duda respecto a los tiempos, lo mejor es desechar el alimento: Afortunadamente, la mayoría de los casos de intoxicación alimentaria pueden prevenirse con el manejo y la cocción adecuada. 

Seguir las siguientes reglas de seguridad alimentaria:
  • Refrigerar rápidamente todo alimento perecedero, como carnes, aves, pescado, huevos y productos lácteos.
  • La comida no debe permanecer más de dos horas a temperatura ambiente, o más de una hora a temperaturas por encima de 32 °C.
  • La comida cruda, como las ensaladas frías o los sándwiches, también deben comerse o refrigerarse pronto.
  • Si se sale de picnic o se hace un asado, mantener la comida fría dentro de una heladera (en el caso de estar en el exterior, una portátil, con hielo o bolsas de gel congelado) hasta el momento de servir. Tener otra heladera portátil para las bebidas, ya que ésta se abre muchas veces y la temperatura de la comida corre el riesgo de cambiar.

El fin de estas medidas consiste en reducir el tiempo que un alimento pasa en la zona de peligro, que es de 4,5 °C a 60 °C, y cuando las bacterias se desarrollan de manera rápida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.