Las palabras del intendente Gay en la apertura de sesiones 2020

“Por quinto año consecutivo tengo la satisfacción de pronunciar el discurso de apertura del año legislativo en Bahía Blanca, hecho que siempre renueva expectativas y profundiza nuestro compromiso con el rumbo democrático que nuestro país viene consolidando desde hace más de 35 años. Marca, además, el comienzo de una tarea conjunta con quienes fueron electos en los comicios de octubre último para integrar este cuerpo. Comicios que ratificaron la confianza de la ciudadanía en nuestra tarea, que mucho agradezco. Dejando en claro que si bien tomamos el resultado como un aval a la gestión, con números que no dejaron lugar a dudas, ello de ninguna manera significa un cheque en blanco. Por el contrario, nos compromete mucho más para los próximos cuatro años al frente del ejecutivo municipal.

Ese agradecimiento también va a quienes no nos acompañaron con su voto, por el respeto pese a las diferencias y porque demostramos en Bahía Blanca que se puede hacer una campaña con razonabilidad. Esto también fortalece la democracia.

Hoy no voy a abundar en números y detalles de cada área, porque para ello está la rendición de cuentas que llegará al recinto en pocas semanas y que brindará el detalle pormenorizado de lo actuado en el ejercicio cerrado. Sin embargo, creo muy importante destacar algunos hechos importantes que fueron posible en un año complejo como fue el 2019.

La situación macroeconómica no impidió concretar, con fondos propios, numerosas obras, como 3500 luminarias LED, 130 cuadras de pavimento, nuevo o reencarpetado, 4470 metros de cloacas ejecutadas y otras 3870 en ejecución, 11 plazas con nueva iluminación, 25 con juegos nuevos, intervenciones en los parques De Mayo y Boronat, 3300 metros de nuevas cañerías de gas, entre otras.

La atención de la salud y las políticas sociales fueron prioridades que permitieron aliviar la situación de miles de vecinos. Los números así lo certifican. En las distintas unidades sanitarias fueron atendidas 152.200 personas, con un total de 838.600 prácticas. Se aplicaron 211.000 dosis de vacunas y se realizaron en los móviles de castración animal más de 9800 intervenciones, a pesar de que uno de los móviles fue siniestrado.

Más de 60 mil ciudadanos recibieron ayuda social en sus diferentes programas: 3750 familias con ayuda económica directa, 7600 por mes con la tarjeta social personal, y 203 instituciones colaboraron para distribuir ayuda entre sus inscriptos.

Además el equipo de microcréditos acompañó a cada emprendedor, ofreciendo capacitación y puntos de venta en diferentes eventos municipales. Un centenar de ellos recibió el apoyo en 2019, con excelentes resultados.

Y cerramos el año con unas 400 soluciones habitacionales concretadas, otro programa en que queda plasmado el trabajo conjunto y la solidaridad.

Por primera vez se dio un trabajo mancomunado interinstitucional creando espacios de articulación entre áreas de niñez y salud, para pensar el abuso sexual en niños, niñas y adolescentes y la salud mental en niñez, en el marco de la protección integral de derechos.

En el Hospital Leónidas Lucero se atendieron en consultorios externos 98.400 personas, en el servicio de guardia 85.300 y quedaron internados 10.800 ciudadanos en el año qué pasó. El laboratorio central atendió 72.600 pacientes y realizó 43.400 determinaciones. Además se hicieron 50 mil radiografías, 10.100 ecografías y 7.600 tomografías. Se efectuaron 3560 cirugías y 4300 prácticas quirúrgicas.

Sobre fin de año acordamos con la dirección del hospital la compra de un moderno tomógrafo, que insumirá unos 450 mil dólares y que será muy importante para la ciudad. También invertiremos más de 15 millones de pesos para modernizar el sistema de calderas del querido hospital que está a punto de cumplir 131 años.

Asumimos el compromiso de acompañar el proceso de mejoras en la calidad educativa y de estar presentes en iniciativas que orientarán a generar una comunidad de aprendizaje con igualdad de oportunidades, propiciando la inclusión educativa, la inserción laboral y el desarrollo creativo de niños y adolescentes.

En el último años se realizaron intervenciones en 89 edificios escolares por más de 175 millones de pesos, incluyendo puestas en valor, ampliaciones, refacciones y adecuaciones mayores y menores, a pedido del consejo escolar.

Solo a modo de ejemplo, hoy tres escuelas de Gral. Cerri están iniciando el ciclo lectivo en edificios que han sido refaccionados en su totalidad. Y ya están en marcha las reclamadas y necesarias mejoras en la histórica escuela 2 de calle Vieytes, donde en esta primera etapa invertiremos unos 25 millones de pesos. Pero además asumimos el compromiso de realizar en esta gestión la refacción integral del edificio, que incluye a la Secundaria 6 y al Instituto Avanza.

Para este año tenemos un listado de obras para 75 escuelas, cuya ejecución dependerá del ingreso de los fondos provenientes del fondo educativo.

Otro concepto de gestión que debe quedar claro, para este Concejo y para la ciudadanía, es el que se refiere a las cuentas del Municipio. Pese al contexto económico mencionado anteriormente, el ejercicio cerró con equilibrio, sin recurrir a ningún tipo de asistencia financiera nacional o provincial.

Tenemos bien en claro que la provincia de Buenos Aires tiene realidades diferentes, más allá de la problemática que afecta a todo el país.

Por eso tenemos que unificar esfuerzos, dejando de lado diferencias políticas, para que de una vez por todas el sudoeste bonaerense tenga un programa estratégico integral, donde Bahía Blanca sea líder de una política de estado seria, previsible, planificada y que perdure más allá del gobierno de turno. Debemos posicionar a esta región como un espacio moderno, innovador, equitativo, sustentable y con conciencia ambiental, que persiga la mejora de la calidad de vida de sus habitantes, el crecimiento de sus empresas y un posicionamiento más allá de nuestras fronteras.

Para llegar a este objetivo es necesario alcanzar el crecimiento sostenido con una mayor diversificación de la matriz económica y productiva de la región, fomentando industrias creativas y de la ciencia y la innovación, enfocadas tanto en el mercado interno como externo, menos sujetas a los ciclos económicos y las crisis recurrentes.

Trabajar para dar respuestas a las nuevas demandas de la sociedad, centradas en mayor participación en las decisiones, mayor rapidez en las respuestas, mayor cercanía de los gobiernos, más y mejores servicios, mayor inclusión y mayor integración regional.

En ese sentido, estamos iniciando diálogos muy maduros y positivos con autoridades provinciales y nacionales, que comparten esta visión. Temas centrales como infraestructura, agua, energía, desarrollo social, vivienda y salud deben abordarse de esa manera, interjurisdiccional. No es posible lograr resultados concluyentes solo desde el ámbito local. Y tampoco sin la previa obtención de la licencia social para los cambios.

La situación social demanda creatividad, responsabilidad y compromiso. Los pedidos son crecientes y los recursos del Estado limitados. A modo de ejemplo, en 2019 de un presupuesto ejecutado del orden de los 7000 millones de pesos, unos 1800 millones fueron solo para atender los requerimientos en materia de salud.

El trabajo en red, que combina la actuación del Estado con la expresión solidaria de organizaciones de la comunidad no es una posibilidad, es una obligación.

En un contexto de restricciones como el actual, es necesario poner foco, más que nunca, en el trabajo coordinado y concurrente de instituciones como el Puerto, el Parque Industrial, la Zona Franca, los municipios vecinos y las reparticiones nacionales y provinciales asentadas en la ciudad para concentrar esfuerzos en el abordaje de situaciones estratégicas, como el abastecimiento de agua, la inversión pública en infraestructura y la privada en emprendimientos productivos que sigan posicionando a Bahía Blanca como uno de los faros del desarrollo nacional.

Bahía Blanca está en buenas condiciones para articular una propuesta de futuro que contemple todos los aspectos inherentes al desarrollo. Pero para lograrlo se necesita la concurrencia en pensamiento y acción de todos los sectores de buena voluntad.

Aun necesitamos definición de los criterios presupuestarios de Nación y Provincia para poder ajustar nuestro propio plan de acción. Pero es fundamental contar con el esquema local de prioridades compartidas para avanzar activamente en la articulación de la estrategia de desarrollo.

En pocas semanas ofreceremos a debate y perfeccionamiento un documento sobre el que hemos venido trabajando con el aporte de estamentos científicos, administrativos y operativos de la ciudad. Necesitamos perfeccionarlo y marcar prioridades acordadas entre todos para que los inevitables cambios futuros, tanto por modificación del clima como por intervención humana produzcan los máximos beneficios posibles con el menor impacto negativo alcanzable.

Uno de los objetivos de este segundo mandato es la creación de nuevos espacios públicos y el mejoramiento de los existentes, porque estamos convencidos de lo importante que es para cada bahiense poder contar con lugares donde disfrutar la naturaleza o hacer actividad física, ya sea en familia o con amigos.

Ya está en marcha un diagnóstico sobre la situación del arbolado urbano, priorizando la seguridad de la población. Y como paso previo a una reforestación planificada, que este año tendrá las primeras acciones, por ejemplo en el parque Campaña del Desierto.

Este año tenemos el desafío de reconfigurar y ordenar el transporte público, a través de una nueva licitación. Para eso hemos conformado una mesa donde todos los sectores de la sociedad estén representados.

También se va a ampliar el mapa de ciclovías, acompañando a los bahienses en el mayor uso de bicicletas que se viene manifestando año a año.

Simultáneamente, desde la Secretaría de Gobierno se está trabajando en la modificación del control de tránsito urbano, buscando una organización que trabaje en el mejoramiento del tránsito vehicular en la ciudad, poniendo especial atención en la educación y en la prevención de aquellas faltas que causan los mayores accidentes viales. Parte de la tarea se realiza en conjunto con el Tribunal de Faltas, para modernizar el sistema de confección de actas por infracciones y contar con un sistema más rápido y eficiente.

Está en marcha un proceso que busca mejorar el tratamiento de los residuos domiciliarios, comenzando con el proceso de separación en origen en algunos sectores del distrito. Para ello es indispensable el pleno funcionamiento de la Ecoplanta de Gral. Cerri, que hoy está comenzando una nueva etapa que confiamos será muy superadora.

Invertimos mucho dinero en la recolección y tratamiento de los residuos urbanos. Pero creemos que hay mucho por mejorar. Estamos colocando en distintos lugares bateas para la deposición de residuos de grandes dimensiones y ramas, buscando erradicar la instalación de microbasurales.

En materia de seguridad iniciamos otra etapa. La mirada del nuevo gobierno provincial difiere del anterior y plantea una mayor concentración del poder en el estado bonaerense. En ese marco tenemos un amplio diálogo y ambas partes coincidimos en la necesidad del trabajo en conjunto, más allá de respetar las responsabilidades inherentes a lo jurisdiccional.

Lo ocurrido en Villa Mitre el último mes no se puede ni debe repetir. Y todos debemos ser conscientes de ello. Y de la responsabilidad que nos compete.

Al respecto, en pocos días llegará a ustedes un proyecto para aliviar la situación de los comerciantes  del sector damnificados por el vandalismo. Aquellos que estén con sus tasas al día tendrán una exención temporaria de los tributos municipales.

Ya pusimos en funcionamiento la mesa de la nocturnidad, convocando a todos los sectores que participan de distintas maneras en actividades durante la noche. Se busca contener y mejorar la convivencia entre los jóvenes, disminuyendo la ingesta de alcohol y la violencia.

La reapertura del teatro Municipal es absolutamente prioritaria. En menos de dos semanas esperamos contar con la apertura de la licitación para los trabajos más delicados en materia de seguridad y electricidad, a los que destinaremos unos 40 millones de pesos.

Queremos que la reapertura sea un hito para los vecinos, con la tranquilidad de que no tendrán riesgos de ningún tipo. Y como eje de una programación cultural más amplia e inclusiva.

Las actividades artísticas y cultural en los barrios con artistas locales, las intervenciones de arte en espacios públicos, la incorporación de la cultura joven y de nuevas expresiones artísticas, las alianzas virtuosas con escuelas  de la ciudadanía e instituciones, proyectos como Los Museos Van a los Barrios o Disfruta Bahía, serán pilares de un año con actividad en crecimiento.

En 2019 más de 17 mil niños y adolescentes encontraron en Infinito por Descubrir el espacio de relación de sus intereses con la tecnología y la creatividad. Pretendemos este año duplicar la cantidad de adolescentes que participan en proyectos concretos.

Lo propio ocurrirá en la Escuela Municipal de Capacitación San Roque. El último año finalizó con 1400 egresados y nuevas instalaciones gastronómicas y en el taller de soldadura, para ofrecer a los ciudadanos la capacitación adecuada, acorde a las demandas del mundo laboral.

En materia de obras, también estamos aguardando las definiciones presupuestarias en los ámbitos superiores. Hemos planteado en Pcia. como prioridades  la concreción de la segunda etapa del camino de  Circunvalación, hasta la rotonda de avenida Cabrera y las obras para solucionar la problemática de la distribución de agua en la ciudad. En Nación la prosecución de la obra de autopista en ruta 33 y El Cholo, una de las diez mas importantes que tiene en ejecución Vialidad Nacional en todo el país.

Con recursos propios, lo más importante será la obra de la avenida Dasso, que esperamos iniciar junto al consorcio del puerto en este mes, la puesta en valor del Teatro Municipal, la creación de un nuevo centro de salud, en la zona de Grünbein y varias obras de pavimento, no solo en Bahía sino también en White, Cerri y Cabildo.

Tenemos una gestión ordenada. Estamos más maduros para encarar los desafíos de un año que se inicia con incertidumbres macroeconómicas y con la expectativa de conocer los lineamientos de crecimiento que fijará el ejecutivo nacional.

Necesitamos de un trabajo conjunto con este cuerpo que beneficie a la comunidad. Y que hagamos la autocrítica necesaria para ir mejorando una administración que, en definitiva, y más allá de los colores partidarios, todos integramos.

Antes de finalizar quiero resaltar un concepto que me parece sustancial para que podamos salir adelante como sociedad. Siempre van a encontrar en mí y en todos mis funcionarios, un equipo dispuesto a alcanzar acuerdos y a trabajar en todas las políticas públicas que sean necesarias para que los vecinos de Bahía Blanca puedan vivir mejor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *