El juego del calamar genera un impacto negativo en los más chicos

«El juego del calamar» se volvió la serie más exitosa de Netflix. La producción surcoreana muestra cientos de personas con dificultades económicas que aceptan una extraña invitación a un juego de supervivencia. 

Aunque su consumo está recomendado para mayores de 16 años, la hiperconectividad hizo que muchos chicos accedieran a este contenido sin acompañamiento de adultos responsables; y luego replicaron características del juego en las escuelas.

Sin embargo, especialistas admitieron que jóvenes presentaron angustia o ansiedad tras ver el Juego del calamar. «Una madre contó que su hijo no estaba pudiendo dormir y estaba nervioso», explicó Romina Cavallo de Cibersegura en la Mesa Dominguera (93.1).

«La serie desafía más a las familias que a los más chicos. Como padres, tenemos que conversar y poner límites si tienen menos de 16 años. Acompañarlos y escucharlos, porque quizás tienen cosas para decirnos y no nos damos cuenta», manifestó Cavallo.

Por último, aclaro que «no porque el niño vea series o juegos violentos, va a ser violento. Aunque no hay que naturalizar la agresividad», cerró la representante de Argentina Cibersegura en Bahía Blanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.