El peor día desde el comienzo de la cuarentena: largas filas para el cobro de jubilaciones

Acampes de madrugada con sillas plegables para buscar un momento de descanso, bufandas como barbijos improvisados y filas interminables en medio del primer frío del otoño en las que dominaron las quejas. Así se vivió en los bancos el primer día para cobrar jubilaciones y planes sociales. Después de dos semanas de aislamiento social por el coronavirus​, las imágenes de este viernes a la mañana dejaron la sensación de que mucho de lo que se hizo hasta ahora se rompió esta mañana. Y quizá por eso, y para evitar más amontonamientos de gente, se anunció que los bancos volverán a abrir sábado y domingo.

 

​La preocupación nace a raíz de la gran cantidad de gente mayor de 60 años que tuvo que salir a las calles. Se sabe, todas ellas están dentro del grupo de riesgo de contagio del COVID-19. Muchos venían respetando el confinamiento decretado por el Gobierno y esta es la primera vez que salen de sus hogares. En las largas colas para poder cobrar lo que les corresponde, los abuelos no siempre respetaban el distanciamiento social, sobre todo en los primeros metros antes de ingresar a los bancos.

Las postales se repiten en distintos puntos del país, ante la emergencia de muchos a los que no les alcanza la plata y estaban esperando el momento de percibir su jubilación, pensión o plan social. La economía de las familias tambalea por el coronavirus y la desesperación quedó reflejada en las calles.

Fuente: clarín