Érica Rivas declaró luego de su salida de Casados con Hijos:»me echaron por feminista»

La actriz brindó una entrevista en la que cuenta todos los detalles de su desvinculación de la obra de teatro.

La pandemia suspendió el suceso que prometía ser la versión teatral de Casados con Hijos. Pero antes de la cancelación del estreno, la obra se vio involucrada en un verdadero escándalo porque Érica Rivas fue desvinculada de la comedia, que protagonizaba en Telefe con Guillermo Francella, Flor Peña, Luisana Lopilato, Darío Lopilato y Marcelo de Bellis.

A un año de la polémica, Érica contó su versión de los hechos: “Quiero que quede claro, yo no me fui, yo quería hacer ese proyecto, a mí me echaron. Me sacaron de las fotos de promoción, de la marquesina del teatro que ya estaba lista. Y lo hicieron por WhatsApp a la vez que hacían público un mail privado”, aseguró.

Rivas afirmó que el mail donde criticaba los guiones por no estar aggiornados a la época que vivimos de empoderamiento femenino fue filtrado a propósito: “Mirá lo que es el pacto de hombres, porque se lo mandé a hombres después de haber hablado con todos y cada uno. Y eso no fue dicho. No tenía ningún aliado”.

Sobre todo que eso lo filtren para insistir en que yo me fui de Casados con Hijos. Y yo no me fui, a veces me felicitan por haberme ido. Y no, no me fui. ¡Me echaron! Intenté hasta último momento y me dijeron que no”, insistió.

Sobre sus pedidos para aggiornar los guiones, Erica aseguró: “Me contestaban era que me quede tranquila que iba a ir un montón de gente que quería ver el mismo Casados con hijos. Y me tuve que morfar un montón de cosas. Me tuve que morfar que me digan feminazi. Y yo soy la loca, histérica, la diva”.

Rivas acusó a Francella de decirle “feminazi”: “Me comí que el director me dijera feminazi, que estaba demasiado alterada. Y mi transpiración llegaba desde el cuello a los pies. Me decían, bueno, no te preocupes que nos ponemos el pañuelo. Pero es mucho más que eso”.

 

Que me echen por feminista, eso ya es mucho. Me echaron por ser feminista que para ellos era ser hinchapelotas. De hecho, me decían, no seas pan amargo. Porque era la hinchapelotas que les marcaba cosas. Me dolió mucho. Sobre todo, por la falta de apoyo colectivo. Porque queda esa sensación de “vos con lo hinchapelotas que sos, vas a poder sola” ¿Y sabés que no? No pude”.

Yo también quería ocupar ese espacio de masividad, de representación. Me parece importante, me parece que se podría haber dicho algo acorde con nuestras luchas. Porque siempre se puede decir, pelearla desde adentro. Pero solas podemos. Eran todos hombres, los productores, los guionistas, la dirección… entonces ¿cómo no buscar otra mirada? ¿No podían poner a UNA mina? No, no. Que se vaya el pan amargo. No vengas a pincharnos el globo. Yo me sentía como en esas reuniones donde decís, “che, a ver si un día lavan los platos ustedes. Y te dicen ¡uhhh qué hincha pelotas! Así me sentía”, cerró con bronca la actriz su relato de lo ocurrido.

Fuente 0291 y magazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *