¿Está bien si hablamos de Turismo LGTB o el Turismo es uno solo?

Considerar ilegal la homosexualidad, recibir condenas de hasta 14 años, o en el peor de los casos la pena de muerte para aquellas personas que integren la comunidad LGBT nos suele resultar totalmente extraño y más en un país como Argentina.

Nuestro país es pionero en políticas de integración, esto no es el caso de  países como Nigeria, Qatar o Yemen que aplican algunas de penalizaciones graves.

En Nigeria, por ejemplo, la homosexualidad es considerada ilegal por consecuencia recibe condenas de hasta 14 años en prisión.

En Qatar cualquier demostración homosexual es penada con hasta tres años en prisión, o la pena de muerte aplicada a partir de la interpretación de la ley islámica.

Lo mismo sucede en Yemen, que incluye también 100 latigazos para los hombres gay, 1 año en prisión para los solteros y la muerte por apedreo para los casados.

En el caso de las mujeres, prevén 100 latigazos y hasta 3 años en prisión.

Para quienes desconocen la comunidad LGBT la misma, está integrada  por lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

Si hacemos mención a la modalidad de TURISMO LGBT,  simplemente es el destino donde los turistas LGBT se sientan libres sin sufrir ningún tipo de discriminación ni penalización.

A la hora de fomentar este segmento de turismo la única inversión que se debe realizar es en la educación y en el respeto de cada residente hacia el turista.

Puede sonarnos extraño usar la palabra segmentar a quienes pertenecen a esta comunidad,  pero desde el aspecto comercial la segmentación es de gran importancia para comprenderlo mejor siguiente declaración  de Cabrera Rollan  aclara las dudas.

“la lucha del colectivo LGTB por lograr la igualdad de derechos y evitar la discriminación por motivos de orientación sexual, no debe confundirse con la segmentación necesaria para que el mercado se dirija a este público. Se trata de consumidores con unas características especiales a los que el sector trata de satisfacer, en este caso hablamos de diferenciación, no de discriminación por motivos sexuales” (Cabrera Rollán).

Podemos encontrar principalmente los barrios gays, pioneros históricos de esta modalidad de turismo como Chueca en Madrid o el Soho en Londres. Con el paso del tiempo la oferta fue aumentando y hoy podemos destacar cruceros, hoteles, balnearios, bares, locales o playas.

Actualmente,Argentina,tiene un crecimiento constaste en esta modalidad de turismo, no solo por las políticas de integración como el matrimonio igualitario, sino que desde la parte comercial se aprovechó de gran manera la segmentación para brindar distintas alternativas.

La ciudad de Buenos Aires por ejemplo celebra cada 28 de junio el día Internacional del Orgullo LGBT, y durante el mes de noviembre se celebran otros dos grandes eventos: por un lado, la Marcha del Orgullo Gay y el Festival de Tango Queer.

No obstante, el evento más festejado de todos es la Fiesta de la Vendimia Gay en Mendoza, que tiene lugar durante el mes de marzo.

Esta modalidad de turismo por suerte tiene un crecimiento constante año a año, tanto a nivel nacional como  mundial y por esto cada vez los mensajes de países que eran muy comunes para atraer turistas LGBT como, ven a mi país que podes ser libre, son menos.

«Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, su historia o religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si pueden aprender a odiar, pueden aprender a amar pues el amor le viene más natural al corazón del hombre» -NELSON MANDELA

Por: Agustín Jacob

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *