Salud mental: “El estigma que implica tener un padecimiento, obtura la posibilidad de pedir ayuda a tiempo”

La ex jefa del Hospital de Día del Penna explicó cómo se abordan estos problemas y de qué manera se asiste a quienes los sufren.

A seis meses de ser iniciada la cuarentena en nuestro país, sabemos que es un hecho que el aislamiento social ha impactado negativamente en el bienestar mental de todas las personas. Y más complejo ha sido el panorama para aquellas que padecen patologías como depresión o ansiedad donde toda esta situación ha profundizado aún más la problemática.

Al respecto, la licenciada Marcela Arzuaga –actualmente profesora de carreras del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional del Sur– dialogó con el programa radial La Mesa Dominguera y detalló, precisamente, cómo funciona el sistema de salud mental de Bahía Blanca y cuál es la realidad que se vive a la hora de abordar estos problemas.

“No es simple abordar las cuestiones psicosociales cuando hay un incidente crítico, una catástrofe o una epidemia”, señaló la licenciada.

“Si hay un terremoto y alguien va con un equipo de abordaje psicosocial, siempre es un equipo que no padeció ese incidente. En este caso los equipos que trabajamos somos quienes también estamos padeciendo el incidente. Entonces esto complejiza, aún más, el modo de abordar estas cuestiones”, comentó.

Para poder atender estas demandas y construir distintas alternativas de abordaje, la profesional explicó que se trabaja desde tres elementos: “El primero es la estructura interna, cómo está ubicada esa persona. (…) Qué condiciones de habitabilidad tenemos de la casa en que vivimos, cuál es la situación socioeconómica, la perspectiva laboral, todo eso también va a tener un impacto en la singularidad”.

“El segundo elemento es lo que viene de afuera, la pandemia en este caso, con su incertidumbre, expectativas de una vacuna que por ahora no llega y con el asilamiento como único elemento de contención”, continuó.

“Y el tercero es la indignación. (…) La gente no responde desde la lógica que la ciencia nos está planteando. Las respuestas generales son básicamente puestas desde la negación, desde el imaginario diferente”.

En reiteradas ocasiones hemos escuchado hablar de una posible relación entre la llegada de la primavera y la alteración en la estabilidad emocional de las personas que pudieran generar un rebrote de patologías mentales. En referencia, la entrevistada aseguró: “Yo nunca pude acceder a un documento que esté validado y que lo demuestre. Es como un decir en determinados ámbitos, pero la verdad no he accedido a un material que plantee esto”.

“Lo que sí hago es un análisis más contextual, lo mismo que pasa en las épocas de las fiestas. Son situaciones donde todos nos movilizamos, nos empezamos a poner ropa de más colores, a salir, a tener una circulación social diferente, que por ahí eso excluye o focaliza más a las personas que, por cuestiones individuales, no pueden conductualmente manejarse en esa situación, pero esto es una hipótesis” puntualizó.


DÍA MUNDIAL PARA LA PREVENCIÓN DEL SUICIDIO

Arzuaga también se refirió a esta problemática destacando la importancia de informar sobre el tema, que muchas veces es invisibilizado y considerado como algo “tabú”.

“El punto fundamental es que el estigma que implica tener un padecimiento mental, obtura la posibilidad de pedir ayuda a tiempo”, enfatizó.

“Que los comunicadores sociales, los programas y los periodistas, puedan hacerse eco de eso es una contribución. Si hay alguien escuchando y tiene algún síntoma, o un familiar o amigo/a, puede solicitar ayuda y accesibilidad al sistema de salud tempranamente.”

En esta misma línea, la licenciada aportó varios datos a destacar respecto al suicidio:

*Se suicidan 800 mil personas por año en el mundo.

*Hay menos datos, porque pocos países tienen realmente un buen registro de esta problemática.

*Es la tercera causa de muerte entre las personas de 15 a 19 años y la segunda causa de muerte a nivel mundial entre las personas de 15 a 29 años.

*Es un grave problema de salud pública y que no se mira desde esa concepción.

*El 50% de las personas que tienen algún padecimiento de salud mental son atendidas, es decir, llegan al sistema de salud. En el caso de otros países solo el 10% accede.

Por último, Arzuaga recordó que en Bahía hay una mesa de prevención del suicidio que funciona en HCD y un área dentro del Departamento de Salud Mental del Municipio que también trabaja la temática.

 

Escuchá acá el audio de la nota completa:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *