Fin de la novela: Rojo se entrenó en el predio de Boca

El defensor realizó este domingo algunas tareas en Ezeiza y en las próximas horas rubricará su vínculo con la institución Xeneize.

 

Marcos Rojo se entrenó ayer en el predio que Boca Juniors tiene en Ezeiza. Hoy se hará la revisión médica y firmará el contrato que lo ligará con el club auriazul. Así, arrancará la pretemporada con sus nuevos compañeros, a las órdenes del director técnico Miguel Ángel Russo.

Allegados al jugador señalaron que ya está todo acordado para que el futbolista se desvincule esta noche del Manchester United (una vez cerrado el mercado de pases de invierno en Europa) y se entrene con su nuevo equipo, que trabajará en el predio de Casa Amarilla.

El contrato con el ex-Estudiantes sería por dos años, con opción a otro año si las partes así lo acordaran.

El lateral y marcador central que jugó dos mundiales con el seleccionado argentino (Brasil 2014 y Rusia 2018), y convirtió un gol en cada uno de ellos, viene de cumplir un exigente entrenamiento acompañado de los profesionales que lo asisten, quienes indicaron que su estado físico es óptimo.

¿Qué pasó con Estudiantes?

Pese a las ganas de Juan Sebastián Verón y de todo el mundo del Pincha, lamentablemente el defensor decidió continuar con su futuro futbolístico en el Xeneize; y la verdad es que es una incógnita qué hará cuando su vínculo finalice. ¿Existirá la posibilidad de una vuelta al elenco albirrojo?

El presidente del León se comunicó con Rojo hace varias semanas, y, más allá de preguntarle cómo estaba, le notificó que la institución estaba en condiciones de igualar cualquier contrato que Boca le ofreciera. Algo erróneo, pero que fue utilizado como presión para que el futbolista descarte esa posibilidad.

Finalmente, en silencio, el jugador le dio su palabra a Juan Román Riquelme de que, una vez resuelta su salida de Inglaterra, iba a convertirse en nuevo refuerzo del elenco azul y amarillo. Lo cierto es que el diálogo con el mandatario del Pincha dejo de darse hace aproximadamente dos semanas; y el propio Verón en redes sociales reconoció que ya lo daba como incorporación del equipo de Russo.

Mientras tanto, el plantel boquense gozó de un día de descanso, tras entrenarse desde el miércoles pasado en Ezeiza, donde cumplieron con estrictos protocolos que el club dispuso para la primera etapa de la pretemporada. Los hisopados a los jugadores llevaron tranquilidad al cuerpo técnico, ya que todos dieron negativo.

Los protocolos incluyeron también otras medidas, como no bañarse en los vestuarios compartidos, comida en viandas, y poco contacto entre los futbolistas hasta el domingo.

Desde este lunes, en el predio Pedro Pompilio de Casa Amarilla, comenzará la etapa de entrenamientos en doble turno y concentración en el Hotel Intercontinental del centro porteño. Hasta el miércoles, el plantel de Boca se entrenará allí, y después volverá al predio de Ezeiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *