Hicieron una ‘vaquita’ con la propina y le regalaron una moto a mozo que recorría 28km por día para trabajar

Walter Fortino se emocionó hasta las lágrimas cuando sus compañeros de trabajo le dieron un maravilloso regalo por su cumpleaños número 46.

Walter Fortino, oriundo de San Martín de los Andes, Neuquén, cumplió 46 años la semana pasada y recibió el más sorprendente regalo por parte de sus compañeros de trabajo. Recibió una moto negra y plateada camuflada entre globos y al lado de una torta.

Hace tres meses que el sanmartinense trabaja en una parrilla, y para llegar hasta allí debía caminar o ir en bici hasta 28 kilómetros por día. Sumado a que los trabajadores hacen horario cortado, y, por lo tanto, iba y venía dos veces al día, teniendo en cuenta de que no hay colectivos que lo trasladen. Por esa razón, los compañeros y compañeras de trabajo hicieron una «vaquita» con las propinas y le regalaron la moto.

Fortino vive en las afueras de la ciudad, en el barrio Villa Vega junto a su esposa Graciela y sus hijos Melina (10) y Benjamin (7), quienes no estaban al tanto de la sorpresa.

Días atrás, el hijo del dueño del restaurante y compañero de trabajo, Joaquín Gómez, llevó hasta la casa a Walter tras una noche larga y dura de trabajo. El joven de 19 años quedó asombrado de todos los kilómetros que hacía Walter para ir a trabajar todos los días. «¿Nunca pensaste en comprarte una moto?», le preguntó, a lo que Walter respondió: «Por ahora solo pienso en darles bienestar a mis hijos».

En ese momento, a Joaquín se le ocurrió la idea de recaudar el dinero para regalarle una moto, que facilite el viaje de ida y de vuelta al restaurante. Así pues, con el resto de los compañeros lograron juntar 35 mil pesos, la mitad de lo que costó la moto usada. El resto lo puso el dueño de la parrilla, que fue uno de los primeros en sumarse a la iniciativa.

 

«Fue por empatía con un padre de 45 años que caminaba 14 kilómetros para trabajar y después volver a cuidar a sus hijos, a mí me partía mucho ponerme en sus zapatos», declaró el joven. “Pusimos las propinas de toda una semana y además le pedí la mitad de la plata a mi papá y se la compramos».

Fuente 0291 y perfil

Video:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *