Kicillof buscará evitar la cláusula gatillo para los docentes

El gobierno de Axel Kicillof arranca este lunes la discusión salarial con docentes y estatales. Sin embargo, no habrá en el primer encuentro una oferta puntual en cuanto al porcentaje de aumento para este 2020.

«Primero debemos revisar las demandas prioritarias y ver qué impacto tienen. También debemos ponernos de acuerdo en cuál es el punto de partida», aseguró la ministra de Trabajo bonaerense, Mara Ruiz Malec, quien negó en la reunión que ocurrirá en pocas horas lleguen con una propuesta formal en cuanto a salarios.

El gobierno apuró la discusión salarial luego de la polémica que generó la decisión de postergar del pago de un retroactivo a los docentes. En La Plata justificaron la decisión ante «la compleja situación económica de la provincia».

Lo curioso es que la reacción de los gremios a esa decisión fue por demás pasiva. A través de las redes sociales, los sindicatos más poderosos como el Suteba o la poderosa FEB, se limitaron a explicar lo que decía el comunicado oficial del gobierno de Kicillof.

Pero lo cierto es que no es habitual que un gobierno postergue el pago de salarios. El antecedente más cercano a esa situación hay que buscarlo en 2012 cuando -enfrentado con el gobierno nacional- Scioli no pudo hacer frente al pago de los sueldos. Está claro que en este caso, la suma es menor y el pago, según explican en el gobierno, se efectivizará en marzo.

Recién sobre el fin de semana, los gremios docentes buscaron mostrar una postura algo más dura. «Los gremios le vamos a exigir más al gobierno de Kicillof que al de María Eugenia Vidal», aseguró Roberto Baradel. Es compleja la situación del líder de Suteba toda vez que su estructura gremial forma parte del gobierno provincial.

«La paritaria no es solamente lo salarial: algunas cuestiones hacen al bolsillo de los trabajadores y otras a la calidad del empleo», dijo Ruiz Malec en una entrevista con Télam y agregó que el ministerio de Economía ya trabaja en una propuesta «pero hay que ver qué consideran ellos como prioritario, qué otras cuestiones que afecten presupuestariamente a la provincia se van a poner sobre la mesa».

Se sabe que la estrategia del gobierno será evitar la «cláusula gatillo», el esquema que acordaron el año pasado los maestros para hacerle frente a la inflación. El gobierno apunta a «desindexar» los incrementos de la inflación para que potenciar el salario real, y no el nominal.

En la cartera de Trabajo piensan variantes para reemplazar la gatillo. No es fácil toda vez que deberán apostar por un fuerte gesto de confianza por parte de los gremios. «Esa cláusula tiene pros y contras. Te ata, te empata la inflación pero no te permite mucha órbita de negociación», afirman en La Plata.

Fuente: Política Online