La tremenda historia de vida de José Montesano, el relator de voley que emociona en los Juegos Olímpicos

Canta, les pone apodos a los jugadores, salta, llora, grita, festeja, sufre. Es un jugador más. En 2017 superó un cáncer.

En voley y en basquet, Argentina siempre tiene un jugador más. Jose Montesano, el hombre que relatando los partidos o haciendo reportajes emociona a todos. Tanto desde una cabina como en la zona de vestuarios puede saltar, gritar, cantar, llorar, reír, abrazarse o quedar empapado de transpirar la camiseta incluso más que los muchachos que dejan la vida.

El «mosquito» es tan querido por los deportistas como por la gente, que lo manifiesta en las redes sociales volviéndolo tendencia en cada evento que cubre.

«Las manos de todos los pibes arriba», «Vamos lo pi», «punto, punto, punto, puntoooooo», «vamos Twister, uno más, uno más te pido» son apenas un pequeño muestrario de las frases que Montesano volvió una marca registrada de sus relatos. Este momento de su carrera, «coronado de gloria» por la llegada del seleccionado de voley a las semifinales de los Juegos Olímpicos, se ve agigantado por una dolorosa y difícil situación que debió afrontar en 2017, cuando la detectaron un cáncer en los ganglios.

Montesano relator, Hugo Conte comentarista
Montesano y el twister Hugo Conte

Montesano debió suspender sus participaciones en TyC Sports y se sometió a una internación y a un tratamiento de quimio que dio resultados. Fueron 9 meses que lo fortalecieron y lo unieron con su familia, con sus seres queridos, con sus amigos y con todos aquellos que le enviaron un abrazo solidario. 

Su regreso al trabajo lo festejaron como si Argentina hubiera ganado un mundial de fútbol.

Para todos los que lo conocen, es el «Mosquito», el apodo que lo acompaña desde siempre. Vive en Buenos Aires pero es nacido en el Olavarría.

Cuando Estudiantes, un equipo de su ciudad, llegó a la Liga Nacional de Basquet pidió hacer una prueba de relato y se largó a la aventura. Esto lo llevó más tarde a recorrer buena parte del mundo cubriendo mundiales y Juegos Olímpicos. Al poco tiempo tomó otra decisión trascendental: probar suerte en la gran ciudad, donde estudio periodismo deportivo, se recibió y entró a trabajar a TyC.

A los 50 años, Montesano está casado con Daniela, con quien tienen tres hijos. Emiliano, el más grande, y las mellizos Juana y Catalina. Son los puntales de su vida, los que lo apoyaron en aquella instancia trascendental.

El también merece una medalla. La medalla de oro a los mejores relatos de unos juegos olímpicos de la historia.

Fuente 0291 y magszine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.