Por qué el intervalo entre la primera y segunda dosis de una vacuna anticovid debe ser de dos a tres semanas

Prolongar ese plazo podría hacer que una tercera o incluso cuarta inoculación sea necesaria.

El intervalo de dos a tres semanas entre la primera y segunda dosis de las vacunas no fue elegido aleatoriamente, explicó el doctor en biología y jefe del Instituto de Investigación de Infecciones Virales del centro Véktor en Rusia.

El experto señaló que prolongar excesivamente este plazo hace que la vacunación sea inútil y podría conllevar que una tercera o incluso cuarta inoculación sea necesaria.

«Inocularse con un fármaco con un intervalo prolongado de un mes o mes y medio, sobre todo, por voluntad propia y no por contraindicaciones médicas, no es motivo para preocuparse de que tu sistema inmunológico se vea afectado, sino simplemente de que te has vacunado en vano», afirmó Seménov.

Los especialistas optan por un plazo de dos a tres semanas porque así el sistema inmunitario humano se pone «en alerta» una vez inyectado el primer componente. Posteriormente la segunda dosis «memoriza la imagen del enemigo al que hay que enfrentarse».

«Si te tomas un descanso muy largo, es como cuando te has aprendido un poema, nadie te lo pregunta y lo acabas olvidando«, comparó Seménov.

El centro de virología y biotecnología Véktor es el creador de EpiVacCorona, la segunda vacuna contra el coronavirus registrada en Rusia.

Fuente 0291 y rt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.