Qué es y cuáles son los síntomas de la legionella, la bacteria presente en los aires acondicionados

Entre los síntomas más comunes de la legionella se encuentran fiebre y problemas gastrointestinales. Además, son más probables los contagios en personas con factores de riesgo.

Durante la temporada de verano, en espacios amplios se utiliza el aire acondicionado para mantener fresco cada lugar. Aunque existe una bacteria llamada legionella que se esconde en los dispositivos electrónicos que podría ser mortal para aquellos individuos que se contagien. Por lo que, de identificar los síntomas de manera temprana, se podrá iniciar el tratamiento médico correspondiente.

En este sentido, la misma provoca dolores de cabeza y dolores musculares en los primeros días de la infección, así como también fiebre. Luego, otras manifestaciones que podrían afectar a las personas contagiadas es dolor en el pecho, confusión mental, síntomas gastrointestinales y falta de aliento, entre otros.

 

De esta forma, la bacteria sobrevive en el suelo y en el agua, pero el contagio se da principalmente a partir del uso de aires acondicionados que utilizan agua para enfriar, como los de edificios grandes. Entre otros lugares, las personas también pueden infectarse en bañeras de hidromasajes, a partir de fuentes decorativas o en piletas.

Además, la legionella puede generar distintas complicaciones que podrían poner en peligro la vida de los contagiados, entre ellas shock séptico, insuficiencia respiratoria, e insuficiencia renal aguda. Incluso, aunque se puede tratar con antibióticos, algunas personas siguen presentando problemas luego de recuperarse.

En cuanto a los individuos con factores de riesgo que podrían estar más propensos a contagiarse, se encontrarían entre las condiciones aquellos que fuman, porque son mas susceptibles a una infección pulmonar y también aquellos individuos con un sistema inmunitario debilitado, como los individuos con VIH.

Por otro lado, dentro del grupo de riesgo se incluyen las personas que sean mayores de 50 años y quienes cuenten con una enfermedad pulmonar crónica, como diabetes, entre otras. De esta manera, los médicos alertan principalmente a dicho grupo de individuos para evitar un cuadro grave de contagio de legionella, o enfermedad de los legionarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.