Siniestros viales: la principal causa de muerte de los jóvenes entre 15 y 29 años

Luego de que dos jóvenes se grabaran en un impactante video cuando el conductor aceleraba con la frase «si nos matamos, nos matamos» y todo haya terminado en un choque en Mar del Plata; cabe recordar que la imprudencia se cobra vidas a diario.

Este 21 de noviembre se conmemora el Día Mundial de las Víctimas de Accidentes de Tránsito, una oportunidad de concienciar a la población en vialidad y cómo evitar un accidente vial.

De acuerdo con las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los siniestros de tránsito son una de las principales causas de muerte en todos los grupos etarios, y la primera entre personas de entre 15 y 29 años.

Como consecuencia, anualmente más de 1.2 millones de personas mueren. Mientras, entre 20 y 50 millones de personas sufren traumatismos no mortales, y muchos de ellos provocan una discapacidad.

¿Cómo evitar los accidentes de tránsito?

La mayoría de los accidentes pueden evitarse si se trabaja desde la prevención y se respetan las normas vehiculares. Existe una serie de medidas de seguridad vial para cuidar la vida de todos:

Controlar la velocidad: se recomienda disminuir en 10 km/h la velocidad habitual en la que solemos circular. Asimismo, es recomendable no exceder los 90 km/h en ningún tipo de situación, inclusive si se encuentra permitido, si el clima lo amerita y si el camino se encuentra en buenas condiciones.

Mantener la distancia: esto permitirá disponer de más tiempo para poder realizar una maniobra evasiva. Este espacio de seguridad se debe respetar con los vehículos que estén delante, detrás o a los costados.

Usar el cinturón de seguridad: se trata del mejor método para salvar una vida. Usarlo reduce de un 45% a un 50% el riesgo de muerte entre los conductores y los ocupantes de los asientos delanteros.

Evitar el uso del celular: aunque se encuentre prohibido, existen muchas personas que lo hacen. Aun usando el manos libres, esto reduce la capacidad de concentración que se necesita para conducir y realizar las maniobras correctas en caso de un accidente. Los conductores que lo usan tienen cuatro veces más probabilidades de verse involucrados en una colisión.

Incorporar el uso de cascos en usuarios de bicicletas y motos: el uso correcto puede dar lugar a reducciones del 42% en el riesgo de traumatismos mortales y del 69% en el riesgo de traumatismos craneales, ya que funciona como barrera y previene el impacto entre el cráneo y la estructura con la que se golpea, por ejemplo, la calle.

Fuente 0291 y a24

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.