«Su sueño era llegar a un Juego Olímpico y lo cumplió», la particular anécdota de un atleta argentino

Este domingo se llevó a cabo la ceremonia de cierre de los Juegos Olímpicos Tokio 2020. El atleta Joaquín Arbe junto a Eulalio Muñoz fueron los últimos argentinos en competir. Ambos alcanzaron la meta de la Maratón masculina de atletismo, después de haber corrido 42, 195 kilómetros.

Eliana Toro, madre de Arbe, se mostró emocionada y orgullosa en la Mesa Dominguera (93.1) de la participación de su hijo. «Cuando largaron la carrera y a la media hora veíamos que los competidores se acalambraban, pensábamos que Joaquín no podría llegar». Sin embargo, lo logró y fue «impresionante».

El chubutense comenzó de muy niño a entrenar. Tenía doce años y al principio «no tuvo mucha ayuda». Que haya llegado a los Juegos Olímpicos «fue una alegría» y «ahora sí puedo decir que tengo un hijo olímpico», manifestó Toro con la voz quebrada.

El orgullo para la familia se siente inmenso. Joaquín ha entrenado con frío, con nieve y hasta con lluvia. Además, en Esquel todo cuesta más que en Buenos Aires, contó y admitió que se arrepiente de haberle dicho muchas veces que «del atletismo no podía vivir». El click llegó cuando se dio cuenta que verdaderamente tenía potencial.

Por último, Eliana recordó una anécdota muy particular cuando Joaquín, con muy pocos años de edad, llenó una planilla donde había que escribir los sueños que tenía. «El suyo era llegar a un Juego Olímpico y lo cumplió», concluyó. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.