Un jugador de San Lorenzo fue condenado a dos años de prisión por amenazas

El volante de San Lorenzo, Néstor Ortigoza, fue condenado a dos años y dos meses de prisión «de ejecución condicional» por «amenazas coactivas» contra Mauricio Argañaraz, exjefe de seguridad del plantel en 2015.

El juicio comenzó el pasado 3 de septiembre y se cerró ayer con la sentencia y el pago de las costas procesales.

Néstor Ortigoza

El hecho ocurrió el 15 de julio de 2015, cerca de las 13.30 horas, en la arteria Del Mangrullo número 750 de la localidad de Villa Udaondo, partido de Ituzaingó, provincia de Buenos Aires.

La Justicia confirmó que Ortigoza amenazó a Argañaraz, luego de entregarle dinero para el pago de las patentes adeudadas de su auto particular que le acababa de vender a su colega Matías Catalán (hoy en Talleres de Córdoba). A pesar de la denuncia de la víctima, la Justicia no pudo probar la existencia de armas de fuego en ese momento.

Ahora, Ortigoza deberá fijar residencia ante los Tribunales y «someterse al cuidado del Patronato de Liberados». Mientras cumpla con las obligaciones judiciales podrá continuar desarrollando su carrera profesional: tiene contrato con San Lorenzo hasta final del torneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.